Servicios en comunicación Intercultural

¿Cuál es la realidad en el segundo departamento con más infectados?

Foto: Gobierno Regional de Loreto

La COVID-19 no reconoce vulnerabilidades. En menos de un mes ha convertido a Loreto en el segundo departamento del país con más infectados, lo que ha llevado a sus autoridades a decretar la inmovilización total a partir de este jueves y durante los cuatro días siguientes, en un intento por reducir el aumento exponencial de contagios. ¿Cuál es la realidad de Loreto? ¿Sus hospitales están preparados? ¿Qué está pasando en las comunidades indígenas que perviven en el departamento más grande del Perú?

Por Renzo Anselmo

Servindi, 7 de abril, 2020.- Un día antes de que el presidente del Perú, Martín Vizcarra, decretara la inmovilización social obligatoria a nivel nacional para contener el avance del COVID-19, las autoridades de Loreto, el departamento más grande del país, reportaron el primer caso positivo en su territorio.

Era el martes 17 de marzo y el Perú ya registraba 145 infectados por coronavirus.

Esa misma noche, Servindi se comunicó con el Director Regional de Salud de Loreto, Percy Minaya, quien, tras ofrecer detalles sobre el caso cero, advirtió el desabastecimiento que existía en los hospitales de Loreto.

«Sí, tenemos un déficit de ventiladores mecánicos», dijo. «El coronavirus es el factor común para todo el país, pero en nuestra región se está enfrentando situaciones muy críticas y necesitamos equipamiento especial y específico. Eso es lo que se encuentra en déficit», agregó.

Han pasado 20 días desde aquellas declaraciones y la realidad ha golpeado a Loreto.

En un país que ahora ya registra más de 2,500 casos positivos, Loreto es el segundo departamento con más infectados a nivel nacional. Tiene 206 infectados y 3 personas fallecidas por el virus.

Cuando Minaya advirtió la falta de ventiladores mecánicos, era porque reconocía que, a futuro, si los pacientes con COVID-19 pasaban a estado crítico, necesitarían ser trasladados a la Unidad de Cuidados Intensivos, donde tendrían que estar sujetos a uno de esos aparatos. Hoy la realidad es otra.
 

Foto: Dirección Regional de Salud de Loreto

Hospitales desabastecidos

En un informe publicado recientemente por La República, Percy Minaya reafirma la necesidad urgente de contar más ventiladores mecánicos. De los 7 que tienen actualmente, 3 ya están ocupados; sin embargo, el médico estima que, con el aumento de casos positivos, será necesario contar con al menos 15 ventiladores.

«Para nosotros es preocupante porque sabemos que la transmisión comunitaria se va intensificando y no vamos a tardar en tener muchos más casos de personas que necesiten respiración mecánica. No tenemos suficientes respiradores mecánicos para salvar a las personas de la muerte», reconoció el médico.

Minaya añadió que, a través de un plan de contingencia aprobado, hicieron el pedido de estos equipos desde febrero de este año y por 11 millones soles; pero indicó que aún están a la espera de que el Ministerio de Salud transfiera el dinero.

Personal médico desprotegido

En los últimos días, salió a flote información de que el personal médico en Loreto estaba renunciando por la falta de implementos de bioprotección y el temor a ser contagiados.

Un miembro del equipo médico que batalla en primera línea contra el COVID-19 en Loreto, brindó su versión bajo el anonimato.

«En Loreto los médicos y el resto del personal de salud no tienen los equipos de bioseguridad para poder enfrentar esta pandemia y este es el problema que ahora nos agobia. Hay médicos que al ver que sus colegas han sido infectados, han comenzado a renunciar», dijo la fuente a La República.

Líneas más adelante agregó que los médicos «no salen del campo de batalla por no tener los equipos necesarios. Esto nos va a llevar a la escasez de profesionales médicos en la región en un corto tiempo», advirtió.

Por su parte, el vicegobernador de Loreto, Andrés Ferreira, afirmó que existen casos de enfermeros y otros miembros del personal del sistema de salud que han sido contagiados, lo que ha obligado incluso el cierre de algunos establecimientos.

«Por ejemplo, el último viernes emergencia de Essalud cerró porque cuatro servidores salieron positivos. Se han levantado carpas de contingencia para continuar con la atención. Y el caso del hospital regional también dieron positivo dos servidores de salud.”, le dijo Ferreira a La República.

Foto: A la izquierda, Elisban Ochoa, gobernador regional de Loreto y a su derecha, Percy Minaya, jefe de Diresa-Loreto.

¿Y las comunidades indígenas?

Pese a que la Defensoría del Pueblo, ha advertido reiteradamente que las 1560 comunidades indígenas que perviven en Loreto son población «altamente vulnerable» a enfermedades infectocontagiosas, como el COVID-19, las autoridades aún no han dado señales claras sobre el trabajo que se está haciendo para evitar que el virus llegue a las comunidades.

Ante ello, el vicepresidente de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep), Richard Rubio, denunció que, en pleno estado de emergencia, el servicio de transporte en lanchas sigue funcionando en la Amazonía, generando un grave riesgo de contagio para las comunidades indígenas.

«Las lanchas continúan su ruta de transporte público llevando pasajeros de Iquitos. […] Estamos preocupados porque [son personas que] están yendo a hacer contacto directo con las comunidades», señaló Rubio en diálogo con Servindi.

El líder indígena señaló también que la Dirección Regional de Loreto solo ha aprobado el envío de 15 pruebas moleculares en tres armadas para el centro de salud más implementando en Santa Clotilde, capital del distrito de Napo que comprende 132 comunidades nativas. El centro de salud abastece alrededor de 23 mil personas.
 

Foto: Solo 15 pruebas para un centro de salud que abastece alrededor de 23 mil personas. / Fuente: Andina

«Si se terminan las cinco [pruebas], tienen que volver a traer otras cinco y así sucesivamente. [El tema es que] para volver de Santa Clotilde al hospital Regional de Iquitos, son diez horas en ida y vuelta, se consume 180 galones de gasolina y se gastan 2.700 soles solamente para irse», dijo.

Si bien hasta el momento la distancia que existe entre las comunidades indígenas y la ciudad ha sido una suerte de «barrera fortuita» frente al COVID-19, esto podría salirse de control si en los próximos días las autoridades no reaccionan, ya que Loreto «no soportaría una pandemia», indicó José Manuyama, docente del Colegio Nacional de Iquitos y coordinador del Comité del Agua de Iquitos.

«Más del 60% de las comunidades carecen de postas y las que existen están desabastecidas, no cuentan con equipos, ni medicamentos y difícilmente se aplica el enfoque intercultural», advirtió la Organización Regional de los Pueblos Indígenas del Oriente (Orpio), el 19 de marzo, en un pronunciamiento donde solicitan apoyo económico de emergencia a la cooperación internacional.

La realidad golpea Loreto. Mientras, el gobierno regional solicita más fondos para afrontar la crisis sanitaria, la situación diaria del gasto público del Ministerio de Economía y Finanzas, demuestra que las autoridades loretanas tienen un problema en el uso del presupuesto.

Según los datos, para este año se le asignó al gobierno regional 356.9 millones de soles para el sector Salud, específicamente para 8 rubros; pero hasta el momento, las autoridades en Loreto solo han ejecutado el 27% (un poco más de 88 millones de soles).
 

Foto: La República

Por lo pronto, la situación en Loreto ha llevado a que las autoridades decreten que, a partir del mediodía de este jueves 9 de abril, nadie saldrá de sus casas hasta las 5 de la mañana del lunes 13 de marzo.

¿Alcanzará esta medida para evitar el aumento de contagiados en la región? Si no viene acompañada de medidas de contingencias en las zonas más vulnerables, lo más probable es que no sea así.
 

Foto: Gobierno Regional de Loreto

 

Te puede interesar:

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

El Dr. Minaya no se preocupó de atender el problema de ventiladores en Loreto cuando hace unos meses una niña con neumonía tardíamente diagnosticada en San Lorenzo tuvo que esperar 4 días para acceder a un ventilador en Iquitos. Hay que estar comprometido con la salud siempre no solo cuando llegan los periodistas!!

Añadir nuevo comentario