Servicios en comunicación Intercultural

A 30 de años del autogolpe: el fujimorismo sigue siendo nefasto

Hoy 5 de abril se cumplen 30 años del autogolpe de Estado perpetrado por Fujimori en 1992. Pese al tiempo, los hechos demuestran que el fujimorismo sigue siendo nefasto.

Servindi, 5 de abril, 2022.- Aunque han pasado 30 años desde el autogolpe de Estado perpetrado por Alberto Fujimori el 5 de abril de 1992, el fujimorismo sigue siendo igual de nefasto.

Así lo demuestran los hechos actuales como el indulto irregularmente revertido a favor de Fujimori que afecta el derecho a la justicia de las víctimas de La Cantuta y Barrios Altos.

Además de las investigaciones que se siguen por diversos actos delictivos contra Keiko y Kenji Fujimori, para quienes la Fiscalía solicita 30 y 12 años de cárcel, respectivamente.

Indulto irregular

Como se recuerda, el 17 de marzo el Tribunal Constitucional emitió un fallo declarando fundado un recurso para revertir la sentencia que anuló el indulto concedido a Fujimori en 2017.

Dicho indulto fue otorgado por el expresidente Pedro Pablo Kuczysnki, pese a que no es aplicable a condenados por crímenes de lesa humanidad, como es el caso de Fujimori.

Tanto las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, donde Fujimori fue hallado autor mediato, cuentan con resoluciones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH).

Tras conocer la decisión, este organismo le pidió al Perú que se abstenga de ejecutar la liberación de Fujimori hasta que resuelva la solicitud de medidas provisionales presentada por familiares de las víctimas.

Al Estado peruano no lo quedó de otra que acatar la decisión de la Corte IDH, que más adelante podría ordenar que Fujimori vuelva a prisión, según expertos en la materia.
 

TC intentó devolverle a libertad a Alberto Fujimori, condenado a 25 años de prisión; pero la Corte IDH se lo ha impedido de momento.

Investigaciones en curso

La situación actual de los hijos de Alberto Fujimori es otra muestra del nefasto precedente que mantiene esta familia en el Perú.

Keiko Fujimori, que perdió por tercera vez en las últimas elecciones generales, es acusada de liderar una organización criminal que lavó dinero sucio de la constructora Odebrecht.

La Fiscalía la acusó en marzo de 2021 por los presuntos delitos de lavado de activos, crimen organizado, obstrucción a la justicia y falsa declaración y pidió 30 años de prisión para ella.

El juicio por este caso podría iniciar a fines del 2022, señaló en febrero de este año el fiscal anticorrupción José Domingo Pérez que le sigue los pasos a la política peruana.

Keiko y Kenji Fujimori: investigados por diversos delitos. Foto: La República

Otro que está envuelto en problemas con la justicia es Kenji Fujimori. El 12 de enero de 2022 inició el juicio oral en su contra por la presunta compra de votos para evitar la destitución de PPK, en 2018.

Se trata de un caso donde Kenji es acusado junto a los exlegisladores Guillermo Bocángel, Bienvenido Ramírez y el exasesor Alexei Toledo por presuntos delitos de cohecho y tráfico de influencias.

La Fiscalía, que pide entre 11 y 12 años de cárcel para los acusados, sostiene que Kenji ofreció ayudar a Kuczynski a continuar en el cargo a cambio de que indultara a su padre.

Kenji también es investigado por el presunto delito de lavado de activos en el marco del caso Limasa, donde se indaga sobre el presunto incremento irregular del capital de esta empresa almacenera.

La investigación preliminar por este caso concluyó en febrero de 2022 y ahora el fiscal Eduardo Cueva deberá decidir si formaliza la investigación o la archiva de forma definitiva.

¿Qué fue el autogolpe del 5 de abril?

El 5 de abril de 1992, soldados y tanques del ejército hicieron guardia frente al Palacio de Justicia, luego de que el entonces presidente Alberto Fujimori hiciera un denominado "autogolpe".

Con este evento, disolvió el Congreso de la República e intervino el Poder Judicial, Tribunal Constitucional, Ministerio Público y la Contraloría bajo la justificación de “reestructurar” estas instituciones.

Además, mientras ordenaba el cierre de las instituciones que aportaban al balance de poderes, fulminando la democracia, mandó a perseguir a líderes opositores a su régimen.

La represión también alcanzó a medios de comunicación para intentar censurarlos, como lo recuerda La República.

El director de la revista Caretas, Enrique Zileri, quedó detenido, las oficinas de La República fueron intervenidas, y el periodista de investigación Gustavo Gorriti fue secuestrado.
 

Los canales, radios nacionales y otros medios periodísticos también fueron intervenidos. Fuente: La República

Después, solo a pedido de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Fujimori convocó a elecciones de un nuevo Congreso que dio como resultado la Constitución de 1993.

Bajo esta Carta Magna, aprobada por referéndum, Fujimori pudo reelegirse en 1995 y abusar de su poder para corromper las instituciones, sobornar políticos y manipular a los medios de comunicación.

Todo eso llegó a su final cuando se difundieron los videos de Vladimiro Montesinos, en el año 2000, donde se veía al entonces asesor presidencial sobornar a varias autoridades y políticos.

Frente a esta situación, Fujimori huyó del país alegando un supuesto evento político, se instaló en Tokio, Japón, y desde allí renunció a la presidencia por fax.

Años después, en 2007 sería extraditado, procesado y condenado a 25 años de prisión por cometer delitos contra los derechos humanos, entre otros.

----

Te puede interesar:

Liberación de Fujimori genera "profunda preocupación" en la CIDH

Servindi, 18 de marzo, 2022.- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) manifestó su profunda preocupación por el fallo del Tribunal Constitucional que ordena la excarcelación de Alberto Fujimori. Seguir leyendo...

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario