Servicios en comunicación Intercultural

Reunión Bolsonaro-Castillo agenda nociva carretera transfronteriza

Carretera trasfronteriza representa un riesgo para pueblos en aislamiento y biodiversidad de parques nacionales de ambos países. Imagen: Composición (Presidencia Perú - Avener Prado)

Encuentro entre presidentes de Perú y Brasil puso en agenda carretera que afectaría a pueblos indígenas en aislamiento y contacto inicial. Las afectaciones ambientales son inmensas.

Servindi, 4 de febrero, 2022.- La reunión entre Pedro Castillo y Jair Bolsonaro puso de nuevo en agenda la construcción de una carretera transfronteriza que atenta contra la subsistencia de pueblos en aislamiento.

Como una iniciativa impulsada por el mandatario brasileño, la vía busca unir Cruzeiro do Sol (en Brasil) con Pucallpa (en Perú), trayecto que atraviesa el Parque Nacional Sierra del Divisor y la Reserva Indígena Isconahua.

Como ya se ha denunciado, este proyecto deforestaría cientos de kilómetros de bosque virgen, facilitaría la incursión de agentes externos dedicados a actividades ilícitas y pondría en riesgo la vida de pueblos en aislamiento y contacto inicial.

De acuerdo a Silvana Baldovino, directora del Programa de Biodiversidad y Pueblos Indígenas de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), la reunión entre ambos mandatarios genera una serie de preocupaciones.

Como indicó, Castillo y Bolsonaro coinciden en desconocer la importancia de derechos de pueblos indígenas y han demostrado un interés en aminorar la importancia de temas ambientales.

Carretera en agenda

El 3 de febrero, los presidentes de ambos países se reunieron en Porto Velho, en el Estado brasileño de Rondonia, para abordar, entre otros aspectos, temas comerciales, sanitarios y de conexión.

Producto del encuentro, se suscribió la Declaración Presidencial Conjunta, en donde se reafirma la decisión de construir una “alianza estratégica entre Brasil y Perú”.

Dentro de los 36 puntos mencionados, en el octavo señala el interés por impulsar la conexión terrestre entre Cruzeiro Do Soul, en el Estado de Acre, y Pucallpa, en Ucayali. 

La conexión aludida se refiere a la Carretera transfronteriza (extensión de la carretera BR-364), una vía propuesta por Jair Bolsonaro y parlamentarios brasileños de derecha que, desde el 2020, ha sumado múltiples cuestionamientos.

Historial desfavorable

En junio del 2021, el expresidente Francisco Sagasti observó el Proyecto de Ley 6486/2020-CR, que promovía la construcción de esta carretera Pucallpa-Cruzeiro Do Sul, bajo el impulso de la integración multimodal entre Perú y Brasil.

La decisión gubernamental se dio tras el reclamo de la Organización Regional Aidesep Ucayali (ORAU), que advirtió sobre los impactos de este proyecto aprobado por el congreso, el cual no había pasado por consulta previa.

Al rechazo se sumaron la Defensoría del Pueblo y la asociación civil Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR). El proyecto también contó con opinión desfavorable del Ministerio del Ambiente (Minam).

“Era una medida necesaria frente a un proyecto tres veces insostenible: desde lo ambiental, lo social e incluso desde lo económico”, indicó en su momento Vanesa Cueto, vicepresidenta de DAR.

Inminente peligro

Bajo el pretexto de ‘impulsar el desarrollo’, la ampliación de la carretera atravesaría, en el lado peruano, el Parque Nacional Sierra del Divisor y a la Reserva Indígena Isconahua.

Con áreas superpuestas, ambas categorías (Parque Nacional y Reserva Indígena) almacenan una inmensa biodiversidad y son parte del territorio que habitan pueblos en aislamiento y contacto inicial.

Isconahua ya presenta problemas por tala ilegal, cultivos ilícitos y vías transfronterizas para el narcotráfico; situación que la ubica como la Reserva Indígena más invadida del país, de acuerdo a un reciente estudio.

En medio de este contexto, una carretera facilitaría la expansión de los negocios ilícitos, pondría en grave riesgo la subsistencia de los pueblos del lugar y alteraría el ecosistema de sus territorios.

Más advertencias

Como recuerda una serie de reportajes de Mongabay, mientras que esta carretera dispararía la violencia de actividades ilícitas en Perú, en Brasil tendría un impacto devastador en la biodiversidad del Parque Nacional Serra do Divisor.

Los cuestionamientos crecen con el precedente de la carretera interoceánica, una vía terminada en 2010 y que, lejos del desarrollo, conllevó la pérdida de más de 170 mil hectáreas de bosque primario.

Ante la previsible destrucción del territorio amazónico, líderes indígenas y ambientalistas han rechazado la ampliación vial promovida por Bolsonaro y grupos afines.

El Gobierno brasileño planea talar 130 kilómetros de bosque virgen para construir una nueva carretera transoceánica. Gráfico: The Guardian

Ahora, tras el último encuentro con Bolsonaro, queda pendiente que el actual gobierno peruano siente claramente su posición sobre esta vía.

 

Te puede interesar:

Carretera fronteriza Brasil-Perú tendría impactos catastróficos

Miembros de la comunidad indígena bloquean la carretera BR-364, porque atenta contra sus derechos. Foto: Ueslei Marcelino

Servindi, 29 de diciembre, 2020.- Ambientalistas brasileños manifiestan preocupación por los planes del gobierno de construir una nueva carretera a lo largo de la frontera con Perú, en un área virgen que alberga comunidades indígenas, incluso en aislamiento o contacto inicial. Seguir leyendo…

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario