Servicios en comunicación Intercultural

Colombia llora la desaparición del río Sambingo

Río Sambingo. Foto: Ejército Nacional

Servindi, 5 de febrero, 2016.- Tristeza, rabia y dolor provocó la desaparición del río Sambingo, en Colombia, a consecuencia de una grave sequía ocasionada por el fenómeno “El Niño”. A esta situación también contribuye la actividad minera ilegal.

La desaparición del Sambingo fue comprobada en una operación conjunta contra la minería ilegal ejecutada por la Tercera División del Ejército, la Fuerza Aérea y la Fiscalía.

Las autoridades que confirmaron la desaparición del río ubicado en el departamento del Cauca, reportaron dramáticas imágenes de desolación y sequía.

El Brigadier General Luis Fernando Rojas, comandante de la Tercera División del Ejército Nacional, indicó que el río suministra agua potable a toda la población del municipio de Bolívar, hasta su desembocadura en el río Patía.

Sambingo forma parte de la cuenca hidrológica más importante del océano Pacífico, y aún queda fresco en el recuerdo que el 2014 protagonizó una avalancha invernal que dejó cinco muertos y ocho desaparecidos.

La riqueza fluvial del Sambingo, era abundante y en su camino hacia el Pacífico recorría casi 150 kilómetros de montañas, cañones y bosque tropical.

La incógnita de aquellos que lloran la desaparición del primer río de Colombia es si el cauce del Sambingo retorne junto a las lluvias invernales.

Minería ilegal

El estado actual del río Sambingo no solo es consecuencia del fenómeno El Niño sino también de la minería ilegal que ha causado enormes grietas producto de la explotación, que según las fuentes oficiales dejaba ingresos cercanos a $3.000 millones de pesos mensuales.

Aquella cifra es irrisoria comparada al enorme daño ambiental causado por la minería ilegal.

La recuperación de todo ese ecosistema costaría cerca de $100.000 millones de pesos colombianos, afirman los expertos.

En la operación denominada “Espartaco” se incautaron 5 retroexcavadoras, una clasificadora y otros elementos empleados para la actividad ilícita con un valor cercano a $2.400 millones.

En los alrededores del área las autoridades observaron la desaparición de varias especies que se extinguieron debido a la actividad depredadora y la afectación directa de 360 hectáreas de bosque nativo.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario