Servicios en comunicación Intercultural

Niños de países pobres perdieron casi 4 meses de escolarización

Foto: Unicef

Por causa de la pandemia, los escolares de los países más pobres se ven perjudicados en la educación frente a los niños de países ricos, señala un informe del Banco Mundial, Unesco y Unicef. La situación es grave porque actualmente existe una crisis en el aprendizaje.

Servindi, 2 de noviembre, 2020.- Los niños en edad escolar de los países más pobres han perdido casi cuatro meses de escolarización desde que comenzó la pandemia, según un informe del Banco Mundial, Unesco y Unicef.

El estudio precisa que aquel dato se contrapone a la pérdida de seis semanas que han tenido los escolares de países ricos en el contexto del nuevo coronavirus.

“En los países de ingresos bajos y medianos bajos, esos efectos se han magnificado” por las limitaciones del acceso a la educación a distancia, refirió Unicef.

De igual modo, los escolares de países pobres se vieron perjudicados por el aumento del riesgo de recortes presupuestarios y la demora en los planes de reapertura educativa.

Por esta situación, es más difícil llevar un seguimiento de la pérdida de aprendizaje que sufren estos niños, refiere el comunicado en conjunto de los tres organismos internacionales.

Asimismo, “hay más probabilidades de que sus escuelas reabran con demora y no dispongan de los recursos adecuados para garantizar un funcionamiento en condiciones de seguridad”.

Falta de presupuesto en educación

El informe del Banco Mundial, Unesco y Unicef recopila los resultados de distintas encuestas sobre las respuestas nacionales a la COVID-19 en materia de educación, realizadas en 150 países entre junio y octubre. 

De 79 países que respondieron a preguntas relacionadas con la financiación educativa, casi un 40 % de países de ingresos bajos y medianos bajos anticipaban o habían sufrido ya recortes en los presupuestos.

“Si, en lugar de esperar, tomamos las decisiones adecuadas en materia de inversiones, este déficit podría reducirse significativamente”, afirmó Stefania Giannini, subdirectora general de Educación de la Unesco.

Estas palabras se basan en el compromiso de protección a la financiación educativa que se pactó en la Reunión Mundial sobre la Educación, organizada por la Unesco el 22 de octubre.

Foto: Unicef

Crisis en el aprendizaje

La necesidad de reavivar el proceso de aprendizaje es muy urgente, aseguró Jaime Saavedra, director mundial de Educación para el Banco Mundial.

Y es que, pese a los esfuerzos generalizados, existen grandes diferencias en la capacidad de los países para proporcionar a los niños y a los jóvenes una educación efectiva.

Un artículo del Banco Mundial indica que, incluso antes de que llegara el COVID-19, los niños del mundo estaban en medio de una crisis de aprendizaje.  

“Más de la mitad (53 %) de los niños de los países de ingresos bajos y medianos […] no pueden leer y comprender textos sencillos a los 10 años”, revela la investigación.

En los países pobres, el nivel llega al 80 %. Esta crisis del aprendizaje no solo limita las posibilidades de los niños, sino que amenaza el desarrollo del capital humano, complementa el informe.

Más aún, este problema es grave para los niños de países afectados por la fragilidad, el conflicto y la violencia.

 

Te puede interesar:

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario