Servicios en comunicación Intercultural

Milciades: El gran problema es que el Estado desconoce el agro

Foto: Movimiento Ciudadano Frente al Cambio Climático (MOCICC)

Milciades Ruiz*, especialista en desarrollo rural, habla sobre el fracaso del programa de créditos FAE-Agro que, él mismo advirtió en julio, cuando recién se anunciaba.

Servindi, 2 de noviembre, 2020.- El gran problema en la agricultura es el desconocimiento de las autoridades del sector en el aparato agrario.

A esa conclusión arribó el especialista en desarrollo rural y director del portal República Equitativa, Milciades Ruiz, en una entrevista con Servindi.

En julio, Ruiz advirtió que el programa de créditos FAE-Agro, destinado a auxiliar a los pequeños agricultores, sería un fracaso. Cinco meses después, no cabe duda de ello.

Apenas el 2% de los S/2.000 millones con los que cuenta el FAE-Agro ha sido subastado, lo que demostraría que el problema del agro no radica en brindar créditos, afirma Ruiz.

¿Por qué, a pesar de esto, el gobierno insiste en este programa? Ruiz lo explica en la siguiente entrevista.

Milciades Ruiz, en el conversatorio "45 años de Reforma Agraria: Retos y Perspectivas", organizado hace seis años por la Confederación Nacional Agraria y otras organizaciones.  

- ¿Cómo evalúa el manejo que, hasta el momento, ha tenido la gestión del ministro Jorge Montenegro, sobre el sector agrario?

Sobre el manejo de la pandemia, todos sabemos que se ha concentrado más que todo en los focos más infecciosos de la costa y la selva. El sector agrario no ha tenido la atención que sí tuvieron otras partes. Es un sector que siempre ha estado indefenso, no solamente en la pandemia. La cuarentena ocasionó el confinamiento de la toda la clientela que compraba los productos agrarios. Por eso, cuando vino la cosecha, no había quién compre los productos. Esta situación hizo quebrar a muchos agricultores que ya tenían deudas con los bancos.

- Precisamente, una de las medidas principales para enfrentar esta situación fue el FAE-Agro; sin embargo, usted fue muy crítico de este programa de créditos desde un principio. ¿Podría explicarnos, por qué razones, principalmente, estuvo convencido de que este programa sería un fracaso?

Llevo más de medio siglo en la problemática del agro y he aprendido algunas cosas; pero, los que llegan al mando del sector agrario, no conocen la realidad agraria y replican en el agro algunos programas que son apreciables en la ciudad.

Todos los agricultores que tienen menos de 5 hectáreas no son empresarios y el programa está hecho para empresarios.

Cuando se establece el FAE-Agro como un programa de financiamiento para rehabilitar el agro, se replica lo mismo que el programa Reactiva Perú para las empresas. Se destinan 2 mil millones de soles para apoyar a los pequeños agricultores que tengan menos de 5 hectáreas para que, con una tasa preferencial, puedan adquirir el crédito. Pero, esto denota un desconocimiento de lo que es el mundo agrario. Todos los agricultores que tienen menos de 5 hectáreas no son empresarios y el programa está hecho para empresarios.

- Mucha gente cree que la solución del agro está en el crédito, pero ese no es el problema.

El banco agrario que existe, no es de fomento, sino comercial, y es el que menos utilizan los agricultores porque, si no pagan, rematan los bienes de los deudores.

También, los bancos, las cajas rurales, las cajas municipales, tienen su propio capital y prefieren colocar los suyos porque les conviene ganar con su plata sin tener que pagar intereses al Estado. Entonces, hay un fracaso porque no pueden colocar los créditos.

A parte, tienen que tomar en cuenta que la producción agropecuaria tiene un ciclo que va de acuerdo al clima. Preparan el terreno en agosto para que esté listo cuando la lluvia llegue en setiembre y octubre. Entonces, si no es oportuno el crédito, de nada les sirve tampoco. El gran problema es el desconocimiento del aparato agrario.

- En lugar de este programa de créditos, usted aseguró que se debería efectuar un “programa de inversión social”. ¿Podría explicarnos en qué consistiría este programa y que tan viable sería su aplicación?

Lo que proponía era que el Estado invierta en este sector porque el agro es dinamizador de todos los sectores urbanos. Cuando el agricultor tiene liquidez, compra las semillas, los fertilizantes que producen empresas urbanas y, de igual manera, las maquinarias, herramientas, equipos. Si el agricultor tiene liquidez, va a generar demanda. Al ser el mayor sector social del país, comienza a generar demanda y la economía nacional empieza a reactivarse.

Si el Estado lo mira así, si invierte en el agro para obtener resultados económicos generales, entonces el agro resulta siendo un sector estratégico para reactivar la economía nacional. Lo que yo propongo, por ejemplo, en materia crediticia, es que se otorgue el crédito con la sola garantía de la cosecha. Eso hacía antes el Banco Agrario, pero ahora, con el banco actual, tienes que tener garantías o presentar un título de propiedad y, por esto, la mayoría no es sujeto de crédito.

el agro resulta siendo un sector estratégico para reactivar la economía nacional

Así como a los empresarios de la industria se les estimula subsidiándoles créditos, a la agricultura, con mayor razón, deberían subsidiarla con insumos que se utilizan en la producción agropecuaria. De esa manera, sube el PBI nacional, se genera empleo y se moviliza la economía. Ese es el factor estratégico que tiene el agro.

- ¿A qué cree que responda este interés del gobierno de insistir en un programa que a todas luces ya es un fracaso?

Más que todo, a un desconocimiento de la gente que conduce el sector. Si no conocen la problemática en el área, entonces todo va al fracaso. En la anterior Constitución de 1979, se establecía que el Estado estaba obligado a dar trato preferencial al agro. Era un modo estratégico de buscar el desarrollo a partir del agro, como lo han hecho todos los países ricos que empezaron impulsando el agro y de ahí pasaron a la industria, el comercio y todo lo demás. Pero, hasta ahora, siguen manteniendo su agricultura.

Me parece que hay ineptitud de parte de los funcionarios del Estado.

Aquí creo que es la incapacidad del gobierno. Me parece que hay ineptitud de parte de los funcionarios del Estado. El ministro puede ser experto en agua, pero agua no es conocer el agro. Hemos tenido ministros agrónomos, pero que no tienen la visión integral de gobierno.

Si hay voluntad, se podría aprovechar lo que queda de la campaña agrícola, pero tiene que buscarse gente que conozca. Por ejemplo, si usted planta un árbol, cada árbol es un capital. Entonces, si usted como ministro hace un programa de reforestación, cada planta es un capital y, así, estaría capitalizando el agro. Pero, ellos no tienen esa visión porque, para eso, tendrían que conocer el sector.

---
* Milciades Ruiz es especialista en desarrollo rural. Participó en el gobierno de Juan Velasco Alvarado apoyando la reforma agraria. Ha trabajado en diversas organizaciones del sector, como la Confederación Nacional Agraria (CNA) y la Convención Nacional del Agro Peruano (Conveagro) y, también, desde la actividad privada. Actualmente, es asesor de la Asociación Peruana de Ingenieros Agrarios.

___

Te puede interesar:

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario