Servicios en comunicación Intercultural

Institucionalidad frustrada

Desayuno dejó más sombras que certezas en tema de institucionalidad. Foto: Jonathan Hurtado / Servindi

- A tres meses de culminar el gobierno de Ollanta Humala es nulo el avance en institucionalidad pública para pueblos indígenas. Así lo evidenció una reunión organizada por el Pacto de Unidad.

Servindi, 2 de mayo, 2016.- El nulo avance en institucionalidad pública para pueblos indígenas es una de las conclusiones evidentes que salió a la luz en el desayuno de trabajo que organizó el Pacto de Unidad de Organizaciones Indígenas del Perú el lunes 2 de mayo en un céntrico hotel de Miraflores.

Al gobierno de Ollanta Humala le restan apenas tres meses para concluir su mandato y se irá sin pena ni gloria, habiendo defraudado a las organizaciones indígenas, al enviar a las catacumbas al extinto Instituto Nacional de Desarrollo de los Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos (INDEPA).

Patricia Balbuena, viceministra de Interculturalidad, trató de darle un valor al Grupo de Trabajo de Políticas Indígenas (GTPI), creado por Resolución Ministerial N° 403-2014-MC, que ella misma preside y cuya Secretaría Técnica recae sobre la Dirección de Políticas Indígenas del Ministerio de Cultura. 

Pero Gladis Vila Pihue, coordinadora saliente del Pacto de Unidad*, fue muy clara en poner el dedo en la llaga al expresar su inquietud porque tantas horas de trabajo se queden en el vacío al carecer dicho espacio de trabajo de un carácter vinculante.

Solo integrado por dos directores del Ministerio de Cultura, los funcionarios de los diversos sectores públicos que acudieron a las sesiones del GTPI lo hicieron bajo ninguna obligación o compromiso.

Y es que dicho espacio de trabajo, financiado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) tiene la función principal de "formular propuestas" y nada garantiza la obligatoriedad de atenderlas y menos ejecutarlas.

Distintos representantes de organizaciones agrarias y campesinas que integran el Pacto de Unidad destacaron que el gobierno careció de voluntad política para trabajar a favor de los pueblos indígenas y que "se pudo hacer mucho más".

Henry Carhuatocto. Acertada enumeración de vacíos en el trabajo del viceministerio de Interculturalidad. Foto: Jonathan Hurtado / Servindi

La exposición de Henry Carhuatocto, del instituto IDLADS, fue contundente para demostrar que esta falta de tino y voluntad también se expresó en la conducta del Viceministerio de Interculturalidad.

La falta de consulta sobre el destino del INDEPA, la falta de buena fe en la culminación de la consulta del Lote 192, el socavamiento de la autonomía comunal con el DS 001-2015-EM, la falta de consulta de las concesiones entre 1995-2011 son algunas de las muchas omisiones del Viceministerio de Interculturalidad mencionadas por Carhuatocto.

El representante del IDLADS manifestó su esperanza en que Patricia Balbuena, por quien guarda un buen concepto, culmine su gestión haciendo algo más eficaz para institucionalizar las veedurías forestales que no se implementan por falta de recursos y voluntad política.

De igual modo, expresó su confianza en la resolución judicial y constitucional de varias causas muy bien sustentadas por parte de la sociedad civil y las organizaciones indígenas y en las que hubo un silencio cómplice del citado viceministerio.

Las acciones son, entre otras, la que cuestiona la validez de la norma que disuelve el INDEPA, la acción contra el DS 001-2015-EM y la acción constitucional para que se adecúen a la consulta las concesiones otorgadas desde que entró en vigencia el Convenio 169 de la OIT hasta antes de la Ley de Consulta Previa.

La mayoría de los litigios se encuentran en un estado avanzado de resolución y se sabe que traerán resultados de interés para la causa indígena como el fallo que debe expedirse muy pronto contra el decreto pro minero que viola la autonomía comunal (DS 001-2015-EM).

La institucionalización de las consultas 

Patricia Balbuena. Foto: Jonathan Hurtado / Servindi

Para no pecar de injustos, diremos que Patricia Balbuena dijo que enfatizó su lucha por hacer visible y posicionar la agenda indígena ante diversos sectores, haber multiplicado su presupuesto y "mejorado su capacidad de respuesta".

Afirmó que ha librado una lucha muy fuerte con el Ministerio de Energía y Minas para la calificación de las comunidades campesinas con derecho a la consulta previa, función que ahora realiza directamente.

Además, se han logrado políticas específicas y se han zanjado discusiones favorables al viceministerio de Interculturalidad y a los pueblos indígenas en temas controversiales, manifestó.

Hemos certificado competencias interculturales en el ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (MIDIS), hemos logrado incorporar cuatro representantes indígenas —dos andinos y dos amazónicos— en el  Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestres (SERFOR), entre otras acciones, detalló.

Pero sin duda erró en presentar al GTPI como un "logro simbólico" en institucionalidad y excusarse en que ella no podía bregar por la creación de un organismo de mayor nivel para pueblos indígenas en el Poder Ejecutivo porque no era dable pedir su disolución, en referencia al viceministerio de Interculturalidad, cuando recién llegaba al cargo.

Como lo advirtió Henry Carhuatocto, el tema de la institucionalidad pública para pueblos indígenas no es de carácter personal sino institucional y coincidió con los representantes indígenas en que se pudo hacer mucho más.

---
* Segun acuerdos celebrados por la coalición nacional para el nuevo periodo se eligió a la Confederación Campesina del Perú (CCP) como entidad coordinadora del Pacto de Unidad y como vocera a Lourdes Huanca de la organización de mujeres FENMUCARINAP.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario