Servicios en comunicación Intercultural

CIDH urge garantizar salud e integridad de privados de libertad

Cárcel La Modelo. Foto: Pacifista.tv

La CIDH urge a los Estados a garantizar la salud y la integridad de las personas privadas de libertad y sus familias frente a la pandemia del COVID-19

Servindi, 1 de abril, 2020.- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urge a los Estados enfrentar la gravísima situación de las personas privadas de libertad en la región.

En tal sentido invocó a adoptar medidas urgentes para garantizar la salud y la integridad de esta población y de sus familias frente a los efectos de la pandemia del COVID-19.

Pide asegurar las condiciones dignas y adecuadas de detención en los centros de privación de la libertad, de conformidad con los estándares interamericanos de derechos humanos.

En particular, la Comisión insta a los Estados a reducir la sobrepoblación en los centros de detención como una medida de contención de la pandemia.

El pedido de la CIDH se adoptó en el marco de su Sala de Coordinación y Respuesta Oportuna e Integrada a la crisis en relación con la pandemia del COVID-19 (SACROI COVID-19).

Recordó a los Estados los Principios y Buenas Prácticas sobre la Protección de las Personas Privadas de Libertad en las Américas.

En ellos se establece que toda persona privada de libertad bajo sus jurisdicciones tiene derecho a recibir un trato humano, con respeto a su dignidad y a sus derechos fundamentales.

De manera específica la Comisión Interamericana recomienda a los Estados americanos cuatro acciones:

1. Adoptar medidas para enfrentar el hacinamiento de las unidades de privación de la libertad, incluida la reevaluación de los casos de prisión preventiva con el fin de identificar aquellos que pueden ser sustituidos por medidas alternativas a la privación de la libertad, dando prioridad a las poblaciones con mayor riesgo de salud frente a un eventual contagio del COVID-19.

2. Evaluar de manera prioritaria la posibilidad de otorgar medidas alternativas como la libertad condicional, arresto domiciliario, o libertad anticipada para personas consideradas en el grupo de riesgo como personas mayores, personas con enfermedades crónicas, mujeres embarazadas o con niños a su cargo y para quienes estén prontas a cumplir condenas.

3. Adecuar las condiciones de detención de las personas privadas de libertad particularmente en lo que respecta a alimentación, salud, saneamiento y medidas de cuarentena para impedir el contagio intramuros del COVID-19. Garantizar en particular que todas las unidades cuenten con atención médica y proveer especial atención a las poblaciones en particular situación de vulnerabilidad, incluidas las personas mayores.

4. Establecer protocolos para la garantía de la seguridad y el orden en las unidades de privación de la libertad, en particular para prevenir actos de violencia relacionados con la pandemia y respetando los estándares interamericanos en la materia.

Motines por hacinamiento

La CIDH expresó su preocupación por el aumento de la violencia en los centros de privación de la libertad como los amotinamientos en protesta por el hacinamiento y la falta de elementos de higiene personal.

Mencionó los amotinamientos registrados en trece cárceles de Colombia, en particular los hechos ocurridos en la cárcel La Modelo de Bogotá donde fallecieron 23 personas y más de 80 resultaron heridas el 21 de marzo.

 

En Perú, la Comisión fue informada que internos del penal El Milagro en Trujillo se amotinaron por mejores condiciones frente a la emergencia sanitaria y la falta de comida, lo que dejó un saldo de 31 internos heridos.

En Argentina, se registraron dos motines entre el 23 y el 25 de marzo en las cárceles de Coronda y Las Flores, provincia de Santa Fe, en reclamo por las medidas sanitarias adoptadas frente a la pandemia. En estos episodios 5 personas fallecieron y otra decena resultaron heridas.

En Venezuela se ha dado el caso de fuga masiva de personas privadas de libertad el 18 de marzo. Según información pública se habrían fugado 84 personas.

En New Jersey, Estados Unidos, se recibió noticia de que, en al menos tres centros de detención migratoria, se están promoviendo huelgas de hambre por internos para protestar en respuesta a las medidas del Estado.

Los Estados son garantes de los derechos humanos

La Comisión recuerda que los Estados son garantes de los derechos humanos de las personas privadas de libertad y tienen el deber ineludible de adoptar acciones para respetar y promover sus derechos a la vida e integridad personal.

Reitera que el Estado debe ser capaz de mantener el orden y la seguridad en el interior de las cárceles y centros de detención.

De ese modo, debe asegurarse la adecuada implementación de protocolos para prevenir los amotinamientos y restablecer las condiciones de seguridad en los centros penitenciarios, sin incurrir en el uso excesivo de la fuerza.

Dato:

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

 

Te puede interesar:

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario