Servicios en comunicación Intercultural

Radios comunitarias luchan en contra de censura, agresión y escasa señal

Imagen: Sinembargo.mx

Servidores autogestionados, software libre, antenas de telecomunicaciones y transmisores armados en casa son algunas de las herramientas que resultan de una lucha paralela a la del orden jurídico y la inseguridad que llevan algunas radios comunitarias para combatir la brecha digital y las dificultades de conectividad.

Radios comunitarias luchan (con Fox, FCH, EPN y AMLO) en contra de censura, agresión y escasa señal

Por Ivonne Ojeda de la Torre

SinEmbargo, 1 de junio, 2020.- Las radios indígenas y radios comunitarias persisten en México a pesar de las vulnerabilidades que atraviesan, tanto en el aspecto jurídico como en las agresiones, amenazas y censura de caciques y el crimen organizado. Una situación que se incrementó en los últimos sexenios. A esto se suman las dificultades de conectividad y la brecha tecnológica que padecen.

Irina Vázquez Zurita, coordinadora ejecutiva de la Asociación Mundial de las Radios Comunitarias (AMARC), señaló en entrevista con SinEmbargo que durante el 2019 cinco comunicadores comunitarios fueron asesinados, una cifra no registrada en años anteriores y que visibiliza la persecución que padecen las radios comunitarias en México.

“El año pasado se registraron, si no me equivoco, cinco asesinatos a comunicadores comunitarios. Esto nunca se había visto, quien nos ayudó mucho a mover y denunciarlo fue Reporteros Sin Fronteras […] intentamos darle mucho seguimiento al tema, como visibilizar, porque no está visibilizado el tema de agresiones a periodistas indígenas ni comunitarios. Esa fue una de las observaciones que hicieron los relatores de la ONU [Organización de las Naciones Unidas] y de la CIDH [Comisión Interamericana de Derechos Humanos] en su visita conjunta que creo que fue 2017 entonces “, expresó la coordinadora.

Solo la mitad de los proyectos radiofónicos que forman parte de AMARC en México tienen presencia en Internet, y muy pocos de ellos logran realizar transmisiones vía streaming.

El proceso para darles sustento jurídico ha sido tan largo y absorbente que a las radios que integran la AMARC les ha tomado años poder enfocarse en los problemas de conectividad. Después de años de rezago en acceso a la Red, será hasta agosto que esta asociación logrará concretar la instalación de un servidor comunitario.

Irina Vázquez indicó a este medio que en la actualidad en México no se cuenta con un diagnóstico sobre las condiciones en que las radios comunitarias tiene accesibilidad a la Red y a herramientas digitales. En tanto que el panorama en este sentido está muy lejos de ser homogéneo, pues  las condiciones demográficas diversifican las problemáticas en cada región.

Herramientas digitales

Quizás el único factor en común de las soluciones y propuestas que los comunicadores comunitarios llevan a cabo para superar las dificultades en materia de tecnología digital y de conectividad es la diversidad.

Por un lado, existen proyectos que se rigen por el principio de autonomía a través del uso de software libre, y por el otro existe una tendencia en sentido opuesto en la que se prefiere incorporar las herramientas digitales disponibles en el mercado que resultan más accesibles para facilitar la comunicación de las radios comunitarias.

De acuerdo con Irina Vázquez, en muchos casos resulta más accesible crear una red interna de comunicación vía WhatsApp o abrir una página de Facebook que instalar un software libre por la dificultad que implica la utilización de sistemas operativos como Linux.

En tanto que los requisitos para obtener concesiones del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) alejan a las radios comunitarias de la práctica de autogestión de herramientas comunicativas y de procuración de autonomía tecnológica.

“En algún momento también la realidad te obliga a entrar a ciertos estándares en el momento en que entras a buscar el acceso de las frecuencias por la vía legal, tienes que entrar a parámetros establecidos técnicamente por la Ley, entonces ya no puedes usar un transmisor armado de forma casera, tienes que comprarte un tranmisor avalado en parámetros de calidad en el servicio”, indicó Irina Vázquez.

Sin embargo, no todas las radios comunitarias o indígenas buscan obtener la concesión por diversos motivos, entre ellos que sus comunidades se rigen por usos y costumbres, y es en este grupo de emisoras que florecen proyectos con una visión más autonomista.

Los servidores 

En marzo de este año, surgió Yanapak, un servidor autogestionado creado para ofrecer herramientas digitales a las radios comunitarias. Este sistema resuelve algunas de las dificultades que enfrentan los comunicadores para transmitir vía streaming, podcast, almacenar información o implementar software libre, o implementar un bot para mantener una programación continua, entre otras funciones.

No se trata de un servidor ordinario, sus creadores señalan en el portal web del proyecto que se gestiona desde una perspectiva horizontal y comunitaria. Yanapak no es el único, otros proyectos similares recurren al software libre con el objetivo de impulsar a las radios comunitarias históricamente marginada en México; EterTICs es otro proyecto que con base en software libre para apoyar a las radios comunitarias de todo América Latina.

El uso de software libre supone una ventaja ante la implementación de las herramientas digitales disponibles en el mercado que requieren de una inversión económica que en muchos casos no es solventable.

Algunas veces no pueden solventar los gastos para mantener páginas web activas, otras veces los problemas de conectividad les impiden la posibilidad de transmitir vía streaming o algo tan básico como alimentar perfiles de redes sociales es una tarea difícil de llevar a cabo, sobre todo en zonas remotas, alejadas de centros urbanos.

Proyectos paradigmáticos

La radio comunitaria Jënpoj ubicado en Santa María Tlahuitoltepec, Oaxaca, Un caso único paradigmático en México. Este proyecto es impulsado por una comunidad mixe, regida por usos y costumbres que ha sido la primera en destinar un área específica para telecomunicaciones y radio indígena. En esta comunidad, se impulsa un proyecto para autogestionar un sistema de eternet con que resolverían su problema de conectividad.

En 2010 la señal de FM de Radio Pozol, un proyecto zapatista, fue interrumpida tras la intervención del Gobierno estatal del edificio donde se alojaba una organización social y ellos tenían su transmisor. Desde entonces este proyecto ha continuado vía Internet como parte de una red de medios libres.

Uno de los miembros de esta radio que a petición del mismo se le nombrará “Pepe”, indicó a SinEmbargo que radio Pozol ha sobrevivido gracias a su migración a la Red y que el proceso para continuar transmitiendo por FM quedó incluso desde hace 10 años.

“Nosotros estuvimos por FM desde el 2007 al 2010. Se estuvo transmitiendo, nada más que el Gobierno no estuvo de acuerdo, nos cerro en el 2010, en octubre. De aquel tiempo para acá, se decidió optar por la Red, por la Web, por ahí se ha hecho el trabajo”, señaló el integrante de Radio Pozol.

Persecución con Fox y Calderón

De acuerdo con Irina Vázquez, las radios comunitarias tienen detrás una larga historia de lucha y resistencia que tuvo un parteaguas durante el sexenio del expresidente Vicente Fox en que la persecución se intensificó, sobre todo en el marco de la llamada “Ley Televisa“, una iniciativa aprobada por la cámara de diputados en marzo del 2006, de fast track, en tan solo siete minutos y sin lectura previa.

Una vez que fue aprobada, la “Ley Televisa” recibió numerosas críticas debido a que favorecía el monopolio de las televisoras Televisa y Tv Azteca. Después la Ley fue inhabilitada.

Entre los años 2005 y 2010 la crispación política se intensificó a nivel local. En algunas comunidades este contexto vulneró a las radios comunitarias a la vez que en el mismo periodo las radios sin permiso del Gobierno federal eran cerradas o perseguidas, según indicó Irina Vázquez. Los conflictos locales que involucran a partidos políticos a la fecha es un factor de riesgo para las radios comunitarias.

“Hubo un momento entre 2005 y 2010 donde el Gobierno de Vicente Fox no fue muy solidario con las radios comunitarias. Sí hubo muchos cierres, pero además había crispación social en muchas comunidades una lucha entre partidos políticos, entre un PRI [Partido Revolucionario Institucional] que se niega a morir hoy en día. Porque hay que decirlo, hay muchas comunidades indígenas, donde esta lucha entre los partidos [políticos], entre ellos el PRI y las comunidades que están apostando por defender sus usos y costumbres, sus propias formas de organización comunitaria, sigue siendo un motivo de riesgo para las radios comunitarias, ese es el caso de Ach’ Lequilc’op, radio Bachejón en Chiapas”, afirmó Vázquez.

Durante el sexenio del expresidente Felipe Calderón, se incrementó otro tipo de riesgo. En este periodo, la guerra contra el narcotráfico expuso a las comunidades al crimen organizado, en muchos casos el incremento de la violencia fue el detonante para que surgieron nuevas radios comunitarias pero sujetas a persecución.

De acuerdo con Irina Vázquez, la censura y las amenazas se intensificaron durante este periodo, esta condición ha vulnerado a los comunicadores comunitarios desde entonces y es el contexto en el que durante el 2019 se dispararon los casos de comunicadores comunitarios asesinados. Entre ellos destaca el caso de Rafael Murúa Manríquez, quien colaboraba en Radiokashana, en Santa Rosalía, Baja California Sur, y que fue el primer comunicador asesinado en aquel año.

Michoacán, Oaxaca y Guerrero son los puntos de mayor preocupación debido a las condiciones en que muchas radios comunitarias transmiten en zonas controladas por el crimen organizado, donde estos grupos controlan la vida social sobre todo en comunidades muy pequeñas en las que prácticamente los proyectos radiofónicos operan bajo permiso y constante censura por parte de los grupos criminales, y en ocasiones también de caciques que todavía ejercen control económico en zonas muy alejadas de los grandes centros urbanos.

“En muchos en México y Michoacán prácticamente pedir permiso no es: ‘¿oiga señor me da permiso?”, pues no, pero sí como que decir: ‘yo no me voy a meter con tus temas y déjanos trabajar por el bien de la comunidad’, pero obviamente hay como un entendido de que hay temas que no se tocan. Son comunidades muy pequeñas todos se conocen.

En Michoacán muchas radios comunitarias surgieron a partir de esta Guerra contra el narcotráfico de Calderón. Muchas surgieron en este momento que era necesario organizarse ante la ola de violencia que azotaba a los pueblos; los secuestros, las extorsiones pero el crimen organizado tiene muchas dimensiones no nada más es la venta o traslado de estupefacientes.

Entonces hay muchas radios que siguen operando en esos contextos de violencia que por una estrategia de seguridad asumen la autocensura no vamos a hablar de política, no vamos a hablar de nota roja, no vamos a hablar de si apareció o no apareció un descabezado o un muerto, simplemente vamos a hablar con cuestiones que tienen que ver con educación, con cultura con ciencia con medicina con saberes tradiciones con música de la región”, explicó la coordinadora de AMARC.

----
Fuente: Publicado el 31 de mayo de 2020 en Sinembargo: https://www.sinembargo.mx/31-05-2020/3790548

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario