Servicios en comunicación Intercultural

La salvación del café estaría en Colombia

La crisis climática afectará a más de 14 millones de latinoamericanos, en especial los productores minoristas con pequeñas plantaciones. Sin embargo, Colombia busca una solución creado variantes de café más resistentes a los fenómenos del cambio climático

Por Alejandra Libertad A.

Servindi, 20 de febrero, 2022.- Iniciar el día con una taza de café es algo muy tradicional en muchas partes del mundo, aunque actualmente el café está en una situación de alto peligro. Debido a que el cambio climático afecta gravemente los cultivos en Colombia y otros paìses, los científicos han creado una solución usando el ADN cafetero.

A nivel mundial, el café es un bebida básica y omnipresente en la sociedad. Latinoamérica es la principal fuente de café del mundo, ya que tiene el privilegio de una ubicación y orografía idónea para un cultivo de calidad.

En Latinoamérica están 5 de los 10 mayores productores de café a nivel mundial. Brasil, por ejemplo, es el más grande distribuidor en el mundo y Colombia es globalmente conocido por su excelente calidad de café.

 

Actualmente se tienen identificadas 120 especies diferentes de plantas de café en todo el mundo. Pero el café más consumido a diario proviene de solo dos especies: el café Arábica y el café Canephora, más conocido como Robusta.

El primero se caracteriza por ser menos tolerante al aumento de las temperaturas, es susceptible a las plagas y produce menos granos. El segundo es lo contrario, porque resiste al calor, es más fácil de cultivar y produce más granos.

Sin embargo, respecto al sabor, el café Arábica es considerado universalmente el de mayor calidad. Hoy en día entre un 60 y 80 por ciento de la producción mundial de café es Arábica, mientras que entre el 20 y 40 por ciento es Robusta.

La inminente crisis cafetera

Expertos en el cambio climático coinciden que durante el siglo XXI el aumento de la temperatura global continuará con incrementos de entre 1,5º y 4,5º durante los meses más calurosos, señalan en el sitio web del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Las plantas tienen necesidades en su ámbito natural, cosas que están cambiando últimamente.

Los cultivos de café requieren de un territorio con condiciones específicas respecto a la temperatura, la luz y la humedad para lograr una producción óptima, lugares como el conocido cinturón del café, un lugar que abarca los países que están entre los trópicos de Cáncer y Capricornio.

 

Fuente del gráfico: Exquisito Café

Sin embargo, el cambio climático tiene efectos inmediatos, como el aumento de la temperatura, el derretimiento de los polos y las sequías, fenómenos que a este paso, reducirán las superficies aptas para el cultivo de café, incluso de hasta un 50% para el año 2050, según BID.

Daño a la sociedad

Anteriormente, el cultivo de café era un negocio rentable; sin embargo, últimamente el cambio climático, las plagas y el precio en el mercado internacional han ocasionado una crisis que amenaza el bienestar laboral de millones de pequeños productores latinoamericanos.

La industria cafetera mantiene a más de 14 millones de latinoamericanos en toda la región. Sin embargo, con esta crisis los más afectados son los productores minoristas —quienes en su mayoría tienen plantaciones de menos de 2 hectáreas— los cuales reciben cada vez menos producción de café y ganancias, muestra BID en la siguiente imágen.

 

Muchos productores ven como solución sustituir el café por otros cultivos o abandonan sus fincas para migrar a ciudades o el extranjero, lo que causa una gran disminución en las fuentes de producción.

Por ejemplo, en el caso de Brasil, que es el mayor productor de café del mundo, se estima que disminuirán las tierras cafetaleras más adecuada en un 79%.

“Las acciones de adaptación pueden reducir, más no eliminar o revertir, el impacto del cambio climático en la agricultura. Es por eso que es importante implementar tanto medidas de adaptación como de mitigación, estas orientadas a reducir la emisión de gases efecto invernadero que son la principal causa del cambio climático", dice Ana Ríos, especialista sénior de la División de Agricultura y Desarrollo Rural.

La solución colombiana: ADN cafetero

En la década de 1960, el Centro de Investigación Científica sobre el Café (Cenicafé) de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia desarrollaron variedades de café que combinan la calidad de sabor del café Arábica con las propiedades de resistencia del café Robusta.

A pesar del problema que surgió debido a que las plantas pertenecen a diferentes familias y no se pueden cruzar entre sí; el Cenicafé desarrolló su primer híbrido en 1980. Surgió la variedad “Colombia”, una mezcla de la variante Caturra con otra de Timor.

Más adelante se incrementaron las plagas, las cuales fueron mutando y afectando gravemente a varios tipos de café con el pasar del tiempo.

Pero, a pesar de esto, el Cenicafé siguió desarrollando nuevas variantes inmunes y en el 2005 crearon la variedad “Castillo” y en el 2015 la variedad “Cenicafé 1”.

“Estas variedades que nos proporcionó la Federación Nacional de Cafeteros tienen un sabor balanceado y son más resistentes a la roya” añade Laura Sanchez, trabajadora de la finca cafetera El Ocaso.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) apoyó a Cenicafé en la secuenciación del genoma del café para poder identificar genes que contribuyan a la adaptación al cambio climático y así acelerar el desarrollo de mejores variedades.

La Plataforma de Agricultura Sostenible, Alimentación y Medio Ambiente (SAFE) de BID Lab, laboratorio del Grupo BID, promueve proyectos que fomentan la resiliencia al cambio climático y otros factores externos.

Además, permiten que pequeños productores puedan participar en las cadenas de suministro nacionales y mundiales, y a numerosas operaciones de préstamos y de asistencia técnica del Grupo BID. Un apoyo que busca orientar para que se incremente la resiliencia de la caficultura con mayor énfasis en pequeños productores.

"La planificación e implementación de medidas que contribuyen, simultáneamente, a la resiliencia climática y reducción de gases de efecto invernadero, se perfila como una actividad prioritaria que permite beneficiar a productores, economía y al ambiente", dice Ana Ríos, especialista sénior de Agricultura y Desarrollo Rural del BID.

 

Te puede interesar:

Zonas aptas para el cultivo del café se reducirán por el cambio climático

Imagen de Christoph en Pixabay

Servindi, 30 de enero, 2022.- Por sus particulares condiciones de cultivo el café será una de las especies más vulnerables al cambio climático advierte un estudio publicado el miércoles 26 de enero en la revista científica Plos One. Seguir leyendo...

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario