Servicios en comunicación Intercultural

Udima, el último refugio para el oso de anteojos y otras especies

Foto: Flickr

Servindi, 16 de julio, 2019.- El Refugio de Vida Silvestre Bosques Nublados de Udima (RVSBNU), en la región Cajamarca, es un ecosistema ubicado en el lado occidental de la cordillera de los Andes. Es un área natural protegida en el Perú.

"Son bosques con influencia amazónica, de mucha importancia para los servicios ecosistémicos hídricos. Abastecen de agua al pueblo de Udima y a las cuencas de los ríos Chancay y Zaña", explica Aníbal Calderón, jefe del área nutural. 

Y es que todavía quedan huellas de lo que alguna vez fueron grandes extensiones de bosques nublados montanos. Hoy, existen pocos fragmentos de estos ecosistemas y el área mejor conservada corresponde al Refugio de Vida Silvestre Bosques Nublados de Udima.

Una reciente investigación en el área permitió captar la presencia del zorro costeño, yaguarundis, pumas, gatos monteses, osos de anteojos, entre otros animales silvestres.

En cuanto a los osos de anteojos, éstos fueron identificados por las imágenes de las cámaras trampa. Tres de ellos ubicados en sectores fuera del área protegida y uno dentro de la reserva, detalló el director de Ciencia de la Organización para la Conservación del Oso de Anteojos de Perú (SBC por sus siglas en inglés).

De acuerdo con la investigación, el hallazgo del oso de anteojos ha sido muy importante. "Creemos que se trata de los registros del oso andino más al sur del sector oeste de los Andes. Después ya no existen hábitats para esta especie porque es más seco y con presencia de poblados”, dijo una representante de la SBC.

A continuación el artículo:

Perú: osos de anteojos y yaguarundis entre la increíble fauna de los bosques nublados de Udima

Por Yvette Sierra Praeli*

Mongabay, 16 de julio, 2019.- En el norte de Perú, hacia el lado occidental de la cordillera de los Andes, aún quedan relictos de lo que alguna vez fueron grandes extensiones de bosques nublados montanos. Ahora, solo quedan unos pocos fragmentos de estos ecosistemas y el área mejor conservada corresponde al Refugio de Vida Silvestre Bosques Nublados de Udima (RVSBNU), en la región Cajamarca.

“Son bosques con influencia amazónica, de mucha importancia para los servicios ecosistémicos hídricos. Abastecen de agua al pueblo de Udima y a las cuencas de los ríos Chancay y Zaña”, explica Aníbal Calderón, jefe del área natural protegida.

Se trata de un bosque con flora y fauna de la Amazonía –precisa Calderón– debido a la presencia del abra de Porculla, la zona más baja de la Cordillera de los Andes. Un ecosistema que alberga una gran diversidad biológica de especies endémicas y amenazadas, así como una zona arqueológica.

Una reciente investigación con cámaras trampa ha permitido captar imágenes de la fauna de Udima. El zorro costeño (Lycalopex sechurae) ha sido la especie que aparece con mayor frecuencia, pero en los videos también se ven osos de anteojos (Tremarctos ornatus), yaguarundis (Puma yagouaroundi), pumas (Puma concolor) y gatos monteses (Leopardus colocolo), entre otros animales.

Durante tres meses las cámaras trampa captaron imágenes de la fauna de los bosques nublados de Udima. Foto: SBC Perú.

El último refugio para el oso de anteojos

Cuatro osos de anteojos fueron identificados por las imágenes de las cámaras trampa. Tres de ellos ubicados en sectores fuera del área protegida y uno dentro de la reserva, detalla Renzo Piana, director de Ciencia de la Organización para la Conservación del Oso de Anteojos de Perú (SBC por sus siglas en inglés).

El Refugio de Vida Silvestre de Udima no es un bosque continuo, está dividido en tres sectores con espacios libres entre ellos de por lo menos 10 kilómetros. Cuando se decidió su categorización, estas zonas ya estaban impactadas por la deforestación y algunos sectores habían sido ocupados por ganaderos.

“Fue una sorpresa identificar a los osos. Creemos que se trata de los registros del oso andino más al sur del sector oeste de los Andes. Después ya no existen hábitats para esta especie porque es más seco y con presencia de poblados”, comenta Piana sobre los hallazgos de SBC, institución que en coordinación con el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp) realizó este primer monitoreo de vida silvestre en Udima.

Caída de agua en los bosques nublados de Udima. Foto: Aníbal Calderón.

Entre los animales que registraron las cámaras trampa figuran cuatro especies de felinos: el puma, el tigrillo, el gato montés y el yaguarundi.

“Nuevamente encontramos al yaguarundi al oeste de los Andes. Y al parecer es más común de lo que pensábamos”, agrega Piana sobre esta especie que en Perú es considerada sobre todo Amazónica, pero que también habita cerca de la costa peruana, como lo demostró un monitoreo anterior hecho en Laquipampa.

Se registraron 21 mamíferos en total. Entre ellos figuran especies silvestres como el venado de cola blanca (Odocoileus virginianus); la zarigüeya (Didelphis marsupialis); el zorro costeño (Lycalopex sechurae); el majaz (Cuniculus sp.) y el manco o taira (Eira barbara), entre otras.

En cuanto a las aves, se captaron a 15, algunas de ellas fueron la pava parda (Penelope barbata), el aguilón (Geranoetus melanoleucus), el gavilán caminero (Rupornis magnirostris), el águila solitaria (Buteogallus solitarius), la lechuza del Pacífico (Otus roboratus) y el cuculí (Zenaida meloda).

Para captar esta gran riqueza animal se colocaron 104 cámaras trampa en 53 estaciones y 51 de ellas tuvieron dos aparatos, explica José Vallejos, investigador biológico y de relaciones comunitarias de SBC Perú, quien lidera el equipo del monitoreo en campo. Vallejos cuenta que en esta ocasión fueron dos equipos, integrados por dos personas cada uno —un representante de SBC Perú y un guardaparque de Udima—, quienes se encargaron de instalar todas las cámaras trampa.

“Se instalan cada kilómetro y medio. En cada lugar colocamos dos cámaras, una frente a la otra. Las programamos para obtener videos de 30 segundos y 3 fotos cada vez que se activa. Esto sucede cuando los sensores detectan movimiento”, explica Vallejos.

Amenazas para Udima

“Especies como el yaguarundi, el majaz y la pava negra, que creíamos solo se veían en la Amazonía, se han encontrado en Udima. Y también sucede con la flora, con especies como los podocarpus, los helechos arbóreos y las palmeras”, comenta Calderón, jefe del área protegida.

 

Calderón explica que la presencia de estos animales permite plantear un nuevo monitoreo para la fauna, pues es posible encontrar especies desconocidas para estos bosques. “Ahora tenemos una línea base de fauna para actualizar el Plan Maestro de Udima”.

La presencia del oso de anteojos ha sido un hallazgo importante —dice— porque ha permitido conocer que esta especie no solo está dentro del área protegida, sino también en los espacios libres entre los tres sectores que forman el refugio de Udima. Esta información ha sido un aporte para que se proponga que esos sectores libres formen parte del área de amortiguamiento y Udima sea un espacio continuo protegido. “Este es un enfoque de integración”, dice Calderón y menciona que el área protegida aún está expuesta a amenazas.

Se colocaron 104 cámaras trampa para el monitoreo de la fauna en los bosques de Udima. Foto: SBC Perú.

Antes de su categorización como área protegida en febrero de 2010, los bosques de Udima perdían unas 200 hectáreas al año. “Cuando se crea este espacio de conservación ya había 800 hectáreas impactadas”, precisa Calderón.

En julio de 2011, el Ministerio del Ambiente decidió su categorización final y se convirtió en el Refugio de Vida Silvestre Bosques Nublados de Udima, con una extensión de 12 183 hectáreas en sus tres sectores.

Renzo Piana, de SBC, agrega que la agricultura y sobre todo la ganadería son las dos actividades que ejercen una fuerte presión sobre este ecosistema. “La ganadería está presente en casi todas las áreas protegidas al oeste de los Andes”.

Poro Poro y el culto al agua

Lorena Huamán, lideresa comunal de Udima, hoy presidenta del Comité de Gestión del Área Natural Protegida, fue quien impulsó su creación y cuenta cómo fue ese proceso de varios años, durante los cuales tuvieron que luchar contra la tala de los bosques.

Los bosques de Udima son una fuente de agua importante para los pueblos costeños. Foto: Aníbal Calderón.

“Fue muy intenso, una lucha frontal con gente al margen de la ley sacando nuestra madera del bosque que genera agua. Cada día salían dos a tres camiones. El cedro fue depredado y ahora tenemos pocas plantas de esta especie. También está el árbol de la quina en peligro de extinción”, recuerda Huamán.

La lideresa comunal también manifiesta que tuvieron que enfrentar amenazas de los ilegales. “Entrábamos al bosque y sacábamos a los taladores. Les quitábamos la madera”, recuerda. También padecieron el desconocimiento de las autoridades de la región que entregaban los bosques en concesión para la extracción de madera. “Estamos en el extremo de Cajamarca y los funcionarios no llegaban hasta aquí. Nosotros tuvimos que decir que no nos importaba el permiso porque era nuestro bosque. Así invitamos a las autoridades regionales para que conocieran la flora y fauna de Udima”, explica.

Huamán aún se emociona cuando recuerda el día en que los bosques de Udima se convirtieron en un área natural protegida. Se le corta la voz y tiene que tomarse un tiempo para seguir hablando, dada la inmensa alegría que significó para ella que el Ministerio del Ambiente la declarara zona reservada en febrero de 2010. “Fue un regalo para mí”, dice, porque la noticia la recibió el día de su cumpleaños.

Para lograrlo, la lideresa comunal invitó a Antonio Brack —reconocido ecologista, quien fuera el primer Ministro del Ambiente de Perú, fallecido en el 2014— a un recorrido por Udima y fue él quien promovió el inicio de los estudios necesarios para solicitar la categorización del área protegida.

 

También convocaron al arqueólogo Walter Alva, pues en Udima existen restos arqueológicos que le han dado la categoría de zona reservada natural y cultural. Se trata del sitio arqueológico Poro Poro, un lugar denominado así por la presencia de un fruto que lleva ese nombre.

“En Udima hay restos de arquitectura monumental, contemporánea con Chavín de Huántar. La tenemos fechada en 500 años antes de Cristo. Ahí ubicamos una plaza cuadrangular similar a la que hay en Chavín. Y cerca encontramos altares dedicados al culto al agua”, explica Alva con relación a la importancia del centro arqueológico Poro Poro y toda esta zona que hasta hoy es fuente de agua para los valles costeros.

Las cámara trampa captaron 15 especies de aves en los bosques de Udima. Foto: SBC Perú.

El arqueólogo considera que se trató de un centro de peregrinación de todo el valle hacia la parte alta, para tener el agua como fuente de vida. “Fue parte de las creencias de las primeras culturas que comenzaron a desarrollar la agricultura en la costa. Veían que el agua viene de las montañas y surgieron estos santuarios. Corresponde prácticamente al momento en que se consolida la civilización”.

Estos bosques fueron explorados en la década de sesenta por Marie y Hans-Wilhelm Koepcke, una pareja de científicos alemanes que vivió en Perú hasta 1971, cuando ella murió en un accidente aéreo donde la única sobreviviente fue su hija Juliane. El esposo las esperaba en Pucallpa donde realizaban sus investigaciones.

Udima es, entonces, un lugar único y de gran influencia para los valles bajos de la costa, debido a la regulación del ciclo hídrico que cumplen los bosques nubosos montanos. Las investigaciones arqueológicas de los restos de aproximadamente 3000 años de antigüedad también han demostrado su riqueza cultural. Las expediciones actuales también están reforzando hoy su importancia como despensa de agua de la árida costa.

---
*Yvette Sierra Praeli es periodista de investigación en temas ambientales, científicos y de actualidad. Actualmente reside en Lima y se unió al personal de Mongabay en diciembre de 2017.

----
Fuente: publicado el 8 de julio de 2019 por Mongabay Latam: https://es.mongabay.com/2019/07/peru-fauna-bosques-nublados-udima/?

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario