Servicios en comunicación Intercultural

Lo ancho y ajeno para los pueblos indígenas del Perú

Imagen: Sophimanía.

El reportaje radial de Athena Fernández nos introduce no solo a la realidad de la comunidad de Tres Islas sino que ejemplifica el problema de la superposición de tierras que afrontan muchas comunidades nativas en nuestro país.

Servindi, 10 de marzo, 2020.- Minería ilegal, taladores, contaminación del agua entre otros males son algunas de las consecuencias que deben soportar los pobladores de la comunidad nativa de Tres Islas, en Madre de Dios.

Así lo revela el reportaje radial Lo ancho y ajeno para los pueblos indígenas del Perú, en el que además se afirma que más de 150 concesiones mineras fueron impuestas en bosques primarios de la comunidad.

El reportaje nos introduce no solo a la realidad de esta comunidad, sino que ejemplifica el complejo problema de la superposición de tierras que afrontan muchas comunidades nativas.

Las superposiciones o traslapes legales y la visión que existe sobre el territorio son los temas centrales de este trabajo en torno a Tres Islas.

El problema radica en que las leyes peruanas no les reconocen a las comunidades nativas -pese a estar tituladas-, derechos sobre el territorio, es decir, las tierras forestales y el subsuelo están bajo propiedad del Estado.

Ante ello, las comunidades acceden a estos recursos a través de contratos de sesión en uso, una especie de préstamo del bosque.

Esto es fuente de numerosos conflictos. En setiembre de 2019, la Defensoría del Pueblo advirtió que al menos el 52% de los conflictos socio ambientales se originan en la superposición de derechos entre tierras y subsuelo, se escucha en la investigación.

El reportaje aborda la necesidad de titular las áreas de actitud forestal a favor de las comunidades nativas.

La investigación fue realizada por Athena Fernández, en el marco del "Curso de periodismo ambiental para periodistas comunitarios”, organizado por la DW Akademie, culminado en noviembre de 2019.

 

Te puede interesar:

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario