Servicios de comunicación Intercultural

Bolivia tras la derrota de Evo Morales en el referéndum

Bolivia: Morales expects final referendum results

Tras 11 años de gobierno, Evo Morales sufrió un duro revés al perder en el último referéndum para definir si podía reelegirse el 2019. De momento su vicepresidente García Linera asoma como su único sucesor político mientras algunos analistas afirman que Bolivia se encuentra polarizada.

Por José Carlos Díaz Zanelli

Servindi, 29 de febrero, 2016.- Uno de los gobiernos que mayor componente indígena han tenido a lo largo de su gestión en Latinoamérica ha sido sin duda alguna el de Evo Morales en Bolivia. Sin embargo, tras 11 años de gestión el triunfo del No en el referéndum constitucional para permitir la reelección del mandatario sería un síntoma de que esta situación podría cambiar.

Como se sabe el pasado 21 de febrero en Bolivia se celebró una consulta ciudadana para decidir si se permitía una doble posibilidad de reelección al actual gobierno, pero la victoria del No con 51% de los votos ha colocado a Morales en una situación complicada. De hecho, la mayoría de los votantes en contra de la reelección han sido, al parecer, la población indígena y obrera que históricamente fueron aliadas de dicha gestión.

“Yo no puedo entender todavía que algunos originarios, algunos obreros estén con la derecha, con los neoliberales y en el referendo estén con el No. Los originarios y los obreros milenariamente hemos sido anticolonialistas y antiimperialistas”, se quejó Morales durante un evento en la provincia boliviana de Potosí.

País polarizado

Para el analista político boliviano, Jorge Komadina, el principal problema de Evo Morales en esta campaña fue que su partido, Movimiento Al Socialismo (MAS) no supo proyectar la imagen de nuevos líderes políticos.

Esto, según Komadina, derivaría en convertir a Bolivia en un país polarizado. Por su parte, el ex vocero y ex militante del MAS, Álex Contreras, sugirió a su antiguo partido político que asuma esta derrota política “con valentía”.

Pero la reacción inmediata del actual vocero de gobierno y vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, ha sido contraria a la mesura al afirmar que “regresarán los gringos, regresarán los vendepatrias, regresarán los asesinos y a los niños les van a quitar todo y no habrá destino”, al retirarle el apoyo a Morales.

De momento, García Linera es visto como el único sucesor político que podría legar el MAS luego de Morales. Eso, aunque sus frases públicas ofrezcan metáforas un poco apocalípticas como esta: “Habrá llanto y el sol se va a esconder, la luna se va a escapar y todo va a ser tristeza para nosotros”.

Incertidumbre

El proyecto de país plurinacional se mantiene bajo incertidumbre. Pues si bien es cierto que Morales ha sido derrotado, todavía un 49 por ciento de la población votó a favor de su reelección en el referéndum.

A eso se le puede sumar que, a pesar de la victoria del No con 51 por ciento, la ciudadanía no percibe un proyecto político detrás de esta postura, como señala el ex asesor gubernamental, Katu Arkonada. Aunque lo cierto es que, por ahora, el MAS tendrá que buscar nuevas figuras políticas para continuar con su proyección de cara a las elecciones del 2019.            

Valoración: 
0

Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA

This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.