Servicios en comunicación Intercultural

Culmina 12° Escuela Hugo Blanco en defensa de la Madre Naturaleza

Servindi, 21 de junio, 2022.- El domingo 19 de junio, a orillas del río Marañón, culminaron las actividades de la décimo segunda “Escuela de líderes y lideresas Hugo Blanco”, impulsada por la Plataforma Interinstitucional Celendina (PIC), junto con distintas organizaciones, colectivos y personas aliadas.

El renovado evento contó con la participación de representantes de diversas comunidades como El Lirio, Sorochuco, Oxamarca, Celendín, Molinopampa, Condebamba, Cortegana, Hualgalloc, Cajamarca, Chetilla, San Marcos y Sucre.

La edición de 2022 fue un espacio para el reencuentro y el compartir conocimientos y experiencias para continuar fortaleciendo la defensa socioambiental en la región.
 

 

La décimo segunda “Escuela de líderes y lideresas Hugo Blanco” contó con el aporte y participación de abogados, artistas, cientistas sociales, comunicadores y artistas.

Ellos abordaron variedad de temas, desde las estrategias legales para la protección de defensoras y defensores ambientales, alternativas al extractivismo y el enfoque de género. 

El componente cultural estuvo presente con la obra teatral “Aguas Internas”, representada por la compañía Teatro para la Lucha, y que fue producida de forma colaborativa por la PIC y los colectivos Maizal y Gallinazo.

Además, hubo boleo, poesía, bailes y cantos, compartidos por las y los participantes. 

La escuela culminó con un pronunciamiento que sintetiza los sentires, denuncias y exigencias de las y los participantes, que refrendaron su compromiso con la defensa del agua y del territorio en Cajamarca.

A continuación reproducimos el texto del pronunciamiento:
 

 

Pronunciamiento por los derechos de la Madre Naturaleza
y por una Cajamarca libre de minería y proyectos hidroeléctricos

A las organizaciones sociales, pueblos organizados, medios de comunicación, comunidad internacional, gobiernos locales, regionales y gobierno central:

En la ciudad de Celendín, departamento de Cajamarca, en pleno ejercicio de nuestros derechos como pueblos y organizaciones, nos hemos reunido autoridades comunales, dirigentes sociales, mujeres y hombres en la décima segunda “Escuela de líderes y lideresas Hugo Blanco” con el objetivo de continuar fortaleciendo el movimiento de defensa y conservación de nuestro territorio y manera de vivir en toda Cajamarca. Desde aquí,

DECLARAMOS:

Que nos reconocemos como defensoras y defensores, guardianes de nuestros territorios y sus ecosistemas frente a todo tipo de actividad extractiva, sea legal o ilegal, pues amenazan por igual el equilibrio natural de las cabeceras de cuenca, lagunas, ríos, flora y fauna; poniendo en riesgo nuestra vida y riqueza cultural. Somos descendientes de pueblos originarios que han resistido las violencias de la colonización. Ya conocemos las promesas de la minería y sus terribles consecuencias.

Que como guardianes de la naturaleza tenemos todo el derecho de realizar acciones frente a cualquier amenaza que atente contra nuestros territorios. Esto incluye los mecanismos reconocidos por nuestra legislación y el marco normativo internacional, como la toma de calles y carreteras, pues la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dice que estas son un instrumento para ejercer nuestros derechos, como el de la libertad de expresión. Tomar carreteras no es un acto de violencia en sí, es una manera legítima de hacer valer nuestra voz, así como la lucha directa a través del arte y la cultura.

Que con las rondas administramos la justicia campesina en nuestros territorios. Como ronderos y ronderas nos defendemos y nos reeducamos cuando alguna persona actúa mal. No somos violentos porque cumplimos con un debido proceso, de acuerdo a nuestros usos y costumbres.

Como ronderas y ronderos hacemos memoria por César, José, Faustino, Eleuterio y Joselito que fueron asesinados en 2012 por las fuerzas del Estado en Celendín y Bambamarca, por todas las defensoras y defensores que han dado su vida en Perú y el mundo, y por aquellos que han quedado incapacitados y criminalizados, sin reparación ni justicia. El asesinato no es la única forma de violencia, pues la criminalización de nuestras acciones es la forma de ataque más frecuente en el Perú y tiene terribles consecuencias. Por defender nuestros territorios venimos siendo perseguidos, criminalizados, nos discriminan a los líderes sociales y también a los familiares, han atentado contra hijos y familia, en algunos casos hemos tenido que migrar por nuestra protección.

Buscamos que se promueva y valore la participación de nuestras lideresas dentro y fuera de las comunidades. En los años de lucha frente a la actividad minera, especialmente en el rechazo al proyecto Conga, la participación de la mujer cajamarquina fue clave y hoy más que nunca es necesario que ellas participen plenamente en las asambleas y en las acciones de defensa del territorio.

Somos conscientes que vivimos una emergencia climática, ocasionada por la voracidad del sistema capitalista a escala global. Este sistema depredador y extractivista afecta a nuestro país, a nuestra región, sobre todo a las poblaciones más vulnerables, quienes sufren en mayor medida los impactos generados por la crisis climática. La defensa de los ecosistemas y de nuestros territorios está directamente vinculada a la acción climática para detener los impactos del aumento de la temperatura del planeta. Frente al discurso del desarrollo económico y el crecimiento, proponemos la recuperación de los ecosistemas y la defensa del agua.

Después de dos años de pandemia y distanciamiento social, nos reunimos para reforzar vínculos e intercambiar nuestros sentires, experiencias y conocimientos. Desde nuestra escuela “Hugo Blanco”,

DENUNCIAMOS:

Que en nuestros territorios se están abriendo socavones de minería informal. En Sorochuco, contamos con más de 140. Los valles de Condebamba, Llaucan y Llanguat también están amenazados por minería legal e ilegal, con pisómetros de cientos de metros de profundidad en busca de oro, plata y cobre. Hualgayoc es una herida abierta que cada día crece más. En Molinopampa, nuestras comunidades sufren el impacto del excesivo tráfico de camiones que transitan por las carreteras, levantando polvo y generando contaminación.

Que está aumentando la violencia hacia las mujeres y las niñas, como un reflejo de lo que le sucede a nuestra Mamapacha.

Que las empresas mineras aprovechan la condición de vulnerabilidad de nuestra población, como consecuencia de la pobreza, pobreza extrema, desnutrición infantil, falta de servicios de salud, educación, falta de trabajo digno. Esta crisis es ocasionada por la ausencia del Estado.

Por lo tanto, desde la escuela de líderes y lideresas “Hugo Blanco”, las organizaciones y personas abajo firmantes, reafirmamos nuestro rechazo a la presencia de Yanacocha y otras empresas mineras legales, ilegales e informales, que nos prometen desarrollo, pero que sólo han provocado destrucción y desunión en nuestros pueblos; por lo expuesto

EXIGIMOS que:

1. Que se retiren todas las empresas extractivas, legales, ilegales e informales de nuestros territorios.

2. Que se retire la tranquera de Yanacocha que bloquea el libre tránsito hacia nuestras lagunas ubicadas en Minas Conga.

3. Que se declare urgentemente la intangibilidad de las cabeceras de cuenca.

4. Que el Estado peruano cumpla con su obligación de protegernos como defensores y defensoras ambientales, reconociendo nuestro derecho a la organización y a la defensa del territorio.

5. Que cesen las acciones de criminalización, hostigamiento, y denuncias penales contra las defensoras y defensores ambientales y el Estado que garantice la protección de nuestros territorios frente a las actividades de mineros informales y de las empresas mineras que siguen contaminando nuestros ríos.

6. Que el Estado promueva la declaración de los ríos como sujetos de derecho, que se remedien y recuperen los ríos contaminados y se detenga cualquier actividad extractiva que ponga en riesgo las cabeceras de cuencas.

7. Que el Estado actúe para cerrar las brechas sociales y promueva el empleo digno para hombres, mujeres y jóvenes, para eliminar ese monopolio perverso de la oferta laboral de las mineras, que aprovechan para doblegar la conciencia de los pobladores.

8. Que el gobierno, las autoridades y funcionarios responsables de la política ambiental y climática cumplan con el compromiso de reducir 40% de nuestras emisiones de gases de efecto invernadero. Para ello deben elaborar presupuestos públicos con enfoque climático que sean correctamente distribuidos hacia los gobiernos regionales y locales para la implementación de las medidas de mitigación y adaptación, con plena participación de autoridades regionales, locales y defensores de los territorios.

A los pueblos de Cajamarca y de todo el Perú, les decimos que es momento de volver a encontrarnos, reconocernos, articularnos, y buscar la manera de seguir organizándonos más allá de las diferencias y de las coyunturas. Es momento de actuar de manera firme, masiva y decidida frente al despojo de nuestros territorios y la crisis climática, pues nos enfrentamos a un reto histórico que requiere todo nuestro compromiso. Necesitamos un debate amplio para una nueva constitución que reconozca los derechos de la naturaleza y priorice la preservación de los ecosistemas y nuevas formas de relación armónica con el equilibrio ecológico y la vida digna.

A quienes amenazan nuestra agua, vida y territorio, les decimos que en el departamento de Cajamarca, mantenemos nuestra inquebrantable voluntad para defendernos y realizar todas las acciones que nuestras comunidades determinen.

¡Aquí, allá, Conga no va!

¡Sí a la vida, no a la minería!

¡Sin luchas no hay victorias!

¡Viva la autodeterminación de los pueblos!

Representantes de:

  • El Lirio
  • Sorochuco
  • Oxamarca
  • Celendín
  • Molinopampa
  • Condebamba
  • Cortegana, Yagen
  • Hualgalloc
  • Cajamarca
  • Chetilla
  • San Marcos
  • Sucre
  • Plataforma Interinstitucional Celendina
  • Maizal
  • MOCICC

Celendín, 19 de junio de 2022

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

No a la destrucción de la Casa Común, cambiemos de actitud.

Añadir nuevo comentario