Servicios en comunicación Intercultural

Selva tropical contiene raros depósitos de “carbono irrecuperable”

Foto: Daniel Rosengren

Nuevo estudio: “Bosques amazónicos, humedales indispensables para la estabilidad climática”, encuentra raros depositos de "carbono irrecuperable" que la humanidad debe proteger para evitar una catástrofe climática. Recomienda apoyar a los pueblos y comunidades indígenas, que manejan más de un tercio del carbono irrecuperable de la Tierra, pero que enfrentan cada vez más amenazas a sus tierras.
 

Servindi, 18 de noviembre, 2021.- Los manglares, turberas y bosques amazónicos son esenciales para la estabilidad climática global, según una nueva investigación de Conservation International (CI) que identifica lo que investigadores llaman “carbono irrecuperable”.

Esos ecosistemas contienen densas reservas de carbono que, si se llegaran a liberar por la actividad humana, no se podrían recuperar a tiempo para evitar los impactos más peligrosos del cambio climático.

El nuevo mapa mundial publicado en la revista Nature Sustainability el jueves 18 de noviembre identifica los lugares de la Tierra que la humanidad debe proteger para evitar una catástrofe climática.
 

Carbono irrecuperable en los ecosistemas de la Tierra. Fuente: Revista Nature
 

La investigación se sustenta en un estudio histórico que introdujo el concepto de carbono irrecuperable y halla que la mitad del carbono irrecuperable del planeta se concentra en solo el 3,3 % de la tierra.

Se trata principalmente de bosques de vieja vegetación, turberas y manglares en el Amazonas. A nivel global, estas vastas reservas de carbono equivalen a 15 veces las emisiones de combustibles fósiles globales liberadas el 2020.

A nivel global, estas vastas reservas de carbono equivalen a 15 veces las emisiones de combustibles fósiles globales liberadas el 2020.

Los ecosistemas clave a lo largo de la cuenca del río Amazonas contienen colectivamente 31,5 gigatoneladas (Gt) de carbono irrecuperable, equivalente a casi tres años y medio de emisiones globales de combustible fósil y tienen algunas de las concentraciones más altas de carbono irrecuperable en todo el mundo.

La Amazonia alberga el 23 % de todo el carbono irrecuperable en la Tierra. Brasil (20,2 gigatoneladas), Perú (4,6), Colombia (4), Venezuela (2,7) y Bolivia (1,3) son los países que más tienen.

Saber qué ecosistemas contienen las mayores reservas de carbono irrecuperables puede ayudar a los gobiernos a enfocar los esfuerzos globales para proteger el 30 % de la tierra para el año 2030.

Foto: John Martin / Conservación Internacional
 

La conservación puntual produciría grandes ganancias: según los investigadores, con solo proteger el 5,4 % de las tierras con alto contenido de carbono irrecuperable, además de la cantidad que se encuentra actualmente en las zonas protegidas, se evitaría que el 75 % del carbono irrecuperable de la Tierra se liberara a la atmósfera.

“Saber que el carbono irrecuperable se concentra en los bosques tropicales, manglares y turberas de esta región puede ayudar a guiar la protección de estos ecosistemas que ahora sabemos que son esenciales para el clima de la Tierra”, dijo Juan Carlos Ledezma, científico de Conservation International.

Ledezma, coautor de estudios, quien labora en Bolivia dice: “Estamos en un momento crucial para la acción climática: la ciencia y las soluciones están aquí, y sabemos que áreas como el igapó y los aguajales son esenciales para la estabilidad climática global”.

Si bien prácticamente todo el Amazonas almacena algún nivel de carbono irrecuperable, hay varios ecosistemas donde el carbono irrecuperable está particularmente concentrado.

Estos incluyen bosques tropicales como los aguajales del norte de Perú, turberas como el bosque igapó inundado por temporada y los humedales costeros (manglares y bosques pantanosos) que se extienden a lo largo de las costas atlánticas de Venezuela, Guyana, Surinam y Guayana Francesa.

Fotografía: Trond Larsen

 

Un informe adjunto, también publicado hoy, revela que muchas de estas áreas de carbono irrecuperables se superponen a lugares que contienen altas concentraciones de biodiversidad.

Esto significa que proteger las tierras esenciales para la estabilidad climática también conservaría hábitats para miles de especies de mamíferos, aves, anfibios y reptiles.

El Amazonas, por ejemplo, contiene el 10 por ciento de todas las especies conocidas que viven junto con las 31 500 millones de toneladas métricas de carbono irrecuperable de la región.

El documento exige la creación de “reservas de carbono irrecuperables”, nuevas medidas de conservación basadas en el área diseñadas para garantizar que el carbono irrecuperable permanezca en estos ecosistemas críticos.

Recomendaciones clave

Para asegurar los beneficios del carbono irrecuperable, los autores del estudio recomiendan:

  • Apoyar a los pueblos y comunidades indígenas, que manejan más de un tercio del carbono irrecuperable de la Tierra, pero que enfrentan cada vez más amenazas a sus tierras;
  • revertir inmediatamente las políticas y prácticas que amenazan las últimas reservas de carbono irrecuperables restantes de la Tierra;
  • expandir el área de tierras de carbono irrecuperable bajo conservación, a través de áreas protegidas, así como medidas de conservación autóctonas y dirigidas por la comunidad;
  • priorizar áreas con altas concentraciones de carbono irrecuperable en estrategias de gobiernos nacionales y financiadores multilaterales, como la Instalación Ambiental Global, el Fondo Ecológico y el Banco Mundial;
  • diseñar prácticas de planificación de uso de la tierra integrales y colaborativas que promuevan el desarrollo sostenible y la resiliencia al cambio climático, como el manejo de incendios y plagas, y la protección de humedales costeros y de agua dulce para reducir las inundaciones y las marejadas pluviales.

 

Según el estudio de Nature Sustainability, los ecosistemas de carbono irrecuperables más grandes y de mayor densidad, además de la Amazonia incluyen:

  • La cuenca del Congo (8,2 gigatoneladas);
  • Islas del Sudeste Asiático (13,1 gigatoneladas);
  • Los bosques templados del noroeste de América del Norte (5,0 gigatoneladas);
  • Manglares, pastos marinos y humedales de marea en todo el mundo (4,8 gigatoneladas).

El estudio también detalla cuán vulnerables son las áreas de carbono irrecuperable a la actividad humana y al cambio climático, y cuánto carbono irrecuperable se almacena dentro de las tierras indígenas y protegidas. Estos hallazgos clave incluyen:

  • Los ecosistemas tropicales como la selva amazónica comprenden la mayor parte de la tierra “doblemente irremplazable” en la Tierra, lo que los convierte en entornos de alta prioridad para la conservación de la biodiversidad y la mitigación del cambio climático.
  • Más de un tercio del carbono irrecuperable (46 700 millones de gigatoneladas) se almacena dentro de las tierras reconocidas por el gobierno de los pueblos indígenas y las comunidades locales;
  • En todos los ecosistemas, las concentraciones más altas de carbono irrecuperable se encuentran en manglares (218 toneladas por hectárea, en promedio), turberas tropicales (193 t/ha) y humedales boreales (173 t/ha).

“Las consecuencias de la liberación de este carbono almacenado se extenderían durante generaciones, socavando nuestra última oportunidad de estabilizar el clima de la Tierra a niveles tolerables para la naturaleza y la humanidad”, dijo Johan Rockström, director científico y codirector del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático.

Johan Rockström, director científico y codirector del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático.
 

Johan, quién es líder en investigación climática y sostenibilidad de Conservation International afirma: “Debemos actuar ahora para salvaguardar la capacidad del planeta de servir como sumidero de carbono, lo que incluye priorizar estos ecosistemas únicos”.

Solo en la última década, la agricultura, la tala de árboles y los incendios forestales han liberado al menos 4 gigatoneladas de carbono irrecuperable, lo que equivale al 5 % de las emisiones de combustibles fósiles causadas por el ser humano durante ese tiempo, revela el estudio.

Las amenazas al carbono irrecuperable varían según el ecosistema y la ubicación, según los investigadores, pero los riesgos más inminentes y generalizados provienen de retrocesos legales a áreas protegidas que reducen o eliminan las protecciones existentes.

Asimismo, a los cambios producidos en el uso de la tierra para la agricultura o el desarrollo, o eventos impulsados por el cambio climático, como incendios forestales o clima extremo.

Debido en parte a su tamaño y geografía en nueve países, la Amazonia está en riesgo de todas estas amenazas.

“Tenemos menos de 10 años para reducir las emisiones a la mitad y evitar que nuestro clima y biodiversidad alcancen un punto de inflexión irreversible”, dijo Allie Goldstein, coautora del estudio y directora de protección climática de Conservation International.

“La buena noticia es que aún no hemos alcanzado ese umbral. Este es un escenario poco común en el que tenemos el tiempo y la información necesarios para prevenir desastres ambientales antes de que sucedan" prosigue Goldstein.

“Nuestra investigación muestra que invertir en reservas de carbono irrecuperables es un enfoque de beneficio mutuo que puede mejorar la salud de nuestro clima, la salud de las especies de la Tierra y, en última instancia, la salud de la humanidad” finaliza Goldstein.

Foto: Trond Larsen
 

Susan Cook-Patton, coautora del artículo y científica sénior de restauración forestal con The Nature Conservancy, dijo que, “dados los compromisos fortalecidos que deben surgir de la COP de la UNFCCC de Glasgow este año, este mapa global representa una valiosa adición al kit de herramientas científicas para los legisladores climáticos”.

“Es especialmente crítico que los gobiernos agilicen la protección de las reservas de carbono irrecuperables que están ante una amenaza inminente de daño irreparable. Este mapa puede ayudar a encontrar esas ubicaciones antes de que sea demasiado tarde” concluye Cook-Patton.

Para leer todo el estudio escrito por científicos de Conservation International, The Nature Conservancy, Wildlife Conservation Society, Potsdam Institute for Climate Impact Research y University of Wisconsin-Madison, haga clic aquí.

Para obtener información adicional y ver algunos de los mapas del estudio, visite la página de inicio de carbono irrecuperable aquí.

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario