Servicios en comunicación Intercultural

Comparten aportes técnicos que cuestionan viabilidad de Tía Maria

Servindi, 11 de julio, 2019.- La Red Muqui y la asociación CooperAccion comparten una publicación que recoge aportes técnicos que cuestionan la viabilidad del proyecto minero Tia María en Islay, Arequipa. La publicación de 65 páginas es de junio de 2015 y puede ser descargada libremente en formato PDF.

La difusión es oportuna considerando que el gobierno decidió autorizar la construcción del proyecto a pesar de la oposicion de la población y de las autoridades locales de la provincia de Islay.

El proyecto afectará el Valle del Tambo, uno de los valles agrícolas más importantes del Perú, con una población estimada de 48 mil habitantes, de las cuales 24 mil pobladores trabajan en el valle.

El valle es pródigo para la siembra y producción de arroz, ajo, papa y caña de azúcar. También permitió la introducción de nuevos productos como el olivo en El Boquerón, Cocachacra, Cocotea y Chucarapi, donde también destacaban el arroz, camotes y frutas.

El arroz es un cultivo rentable para los productores. Según datos de la Junta de usuarios de Riego de 2015 cada kilo, en promedio, tiene un costo de 2.20 soles y dada la producción de 12 mil kilos por hectárea, los agricultores del Valle de Tambo tienen en promedio 84 mil toneladas de arroz, lo que en montos significa superior a 184 millones de soles.

Descargue a publicacion desde el siguiente enlace:

A continuación compartimos una introducción al informe:

A modo de conclusión

El conflicto ocasionado por el proyecto minero Tía María, comprueba que subsisten problemas de fondo en la normativa ambiental y social, en la información pública, en los mecanismos de participación ciudadana y en la aprobación de los Estudios de Impacto Ambiental (EIA).

Demuestra también que hace falta la aplicación de mecanismos de Ordenamiento Territorial que permitan priorizar las potencialidades en el uso de los suelos, con procesos participativos, que definan decisiones a través de políticas públicas.

Asimismo, muestra nuevamente la confrontación entre dos actividades económicas, la agricultura y la minería. Desde el 2009, al no aprobarse el primer EIA, se pudo comprobar la forma de actuar de la empresa, sin brindar información a los afectados, sin mayor interés en los impactos que el proyecto podría ocasionar en las actividades económicas locales, y en la vida y salud de las personas. Desde entonces el conflicto se mantuvo hasta la fecha.

La tensión en el Valle del Tambo, pese a la suspensión temporal del proyecto, persiste, y no se podrá abordar una agenda con temas de fondo que permitan dar soluciones definitivas al conflicto, si se pretenden reducir sus causas, a supuestas agendas políticas y a una conspiración generada por una supuesta “asociación ilícita para delinquir”, como se pretende. Se debe entender que hay demandas sociales históricas, que son producto del olvido y la marginación, que deben ser abordadas y priorizadas pues son las verdaderas causas de los conflictos, de lo contrario estos continuarán.

Nuestro aporte técnico sobre el proyecto minero Tía María

El EIA del proyecto Tía María tiene hasta la fecha de la última revisión realizada, un total de 17,389 folios, incluido las resoluciones de segunda instancia del Consejo de Minería que han declarado infundados los recursos de revisión presentados en contra de su aprobación. Son 10 tomos del EIA sólo de observaciones presentadas por organizaciones del Valle del Tambo y especialistas. Todas las observaciones fueron respondidas por la empresa con las mismas respuestas y haciendo “copy page”, citando continuamente las respuestas a las preguntas anteriores.

El proceso de “participación ciudadana” seguido en el caso de la aprobación del EIA del Proyecto Tía María, siendo un caso tan delicado y que tanta controversia ha tenido, especialmente desde el año 2009, comprueba que para el Estado es simplemente un mero trámite. Se llevó a cabo buscando desconocer a las personas comprometidas directamente con los impactos del proyecto. Es decir no hay un interés particular por recoger aportes y puntos de vista de los ciudadanos, para considerarlos en la decisión final. Y es que el caso Tía María no hace otra cosa que comprobar que el mecanismo de la participación ciudadana es sólo un “requisito” que se debe cumplir para que el EIA de un proyecto minero sea finalmente aprobado. Hay que recordar que en sólo 3 meses el Ministerio de Energía y Minas aprobó dos EIA de la empresa Southern Peru: Tia Maria y la Ampliación de EIA de la Planta Concentradora de Toquepala.

La presente publicación que impulsamos RED MUQUI y COOPERACCIÓN, busca hacer una revisión técnica de algunos tópicos del EIA del proyecto minero Tía María, a fin de ponerlos a disposición de la población del Valle del Tambo y sus autoridades que nos lo solicitaron durante la visita de la Misión que llegó a dicha zona para verificar las violaciones a los derechos humanos acontecidas durante las protestas de éste año. También nuestra publicación busca informar a las autoridades regionales y nacionales, de las implicancias del proyecto minero y los eventuales riesgos que conlleva, para que sean considerados al momento de definir su continuidad.

Javier Jahncke
​Secretario Ejecutivo RED MUQUI

Te puede interesar:

 

Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario