Servicios en comunicación Intercultural

Muerte por Covid-19 llega a Cantagallo. 2 fallecidos y 60 infectados

Imagen: Facebook de Juan Agustín.

Servindi, 10 de mayo, 2020.- La capacidad de contagio del coronavirus es espeluznante. A pesar de los cuidados el virus Covid-19 llegó a la comunidad shipibo Cantagallo, en Lima.

Según el reporte efectuado el domingo 10 de mayo por el comunicador, traductor y activista indígena Juan Agustín la comunidad registra sesenta (60) personas infectadas y dos varones fallecidos.

Se trata de un hermano shipibo y otro de procedencia andina, cuya ropa aún permanecía hasta hace pocas horas en su modesta vivienda, causando temor al contagio entre los moradores, que son alrededor de 2000.

Ante ello, son dos los pedidos más urgentes a atender. El primero y urgente es fumigar toda la comunidad emplazada a poca distancia del Palacio de Gobierno, a orillas del río Rímac. 

La segunda prioridad es aplicar pruebas de descarte a todos los miembros de la comunidad debido a que el índice de contagio sería alto.

Apoyo en bonos y víveres

De otro lado, también solicitan que se les incluya en los bonos de apoyo otorgados por el gobierno a 514 beneficiarios shipibo de esta comunidad, puesto que en las anteriores emisiones no fueron considerados de este beneficio de alivio económico.

Asimismo, debido a la nueva prolongación del estado de emergencia, las bolsas de víveres entregadas de apoyo a las familias de esta comunidad a estas alturas resultan insuficientes, por lo que piden que no se les deje de considerar en este aspecto.

Como se recuerda, Cantagallo es una comunidad intercultural donde, si bien la mayoría de sus habitantes es del pueblo Shipibo, también coexisten otras identidades como asháninkas, kakataibos, quechuas y aymaras.

Asimismo, Juan Agustín refirió que hay alrededor de 600 niños, unos 100 adultos mayores y lor lo menos 20 personas diabéticas.

De otro lado, cabe remarcar que los pobladores conviven en medio de precarias condiciones sanitarias en la comunidad, en lo que respecta a acceso a agua potable y servicios higiénicos, condiciones que elevan el riego de contagios.

Ello en gran parte por la responsabilidad de las autoridades, en particular la fallida gestión de Luis Castañeda Lossio en la Munipalidad Metropolitana de Lima que boicoteó el proyecto habitacional para Cantagallo. 
 

El sábado 2 de mayo el MINSA realizó 120 pruebas en Cantagallo y 60 dieron positivo Fuente de la imagen: Facebook de Juan Agustín

Los comunicadores indígenas y la emergencia

El comunicador shipibo Juan Agustín aprovechó el diálogo con Servindi para llamar la atención acerca del estado de salud de los líderes, dirigentes y maestros bilingües, especialmente en medio de la pandemia de COVID-19, debido a su quehacer en favor de sus pueblos.

Es así que entre estas actividades destacó el rol de los comunicadores indígenas quienes, por mantener informados a sus pueblos, muchas veces quedan expuestos al contagio.

"El rol de nosotros también es complicado y arriesgado. Informamos voluntariamente a las comunidades, sin embargo no recibimos ningún apoyo. Los comunicadores indígenas nos sentimos muy abandonados", sostuvo Juan Agustín.

Shipibos varados

El 7 de mayo Wilson Valles, presidente de la Asociación Comunidad Urbana Shipibo Konibo de Lima Metropolitana (Acushikolm), informó que en la comunidad de Cantagallo hay más de 300 shipibos varados que llegaron de Ica para dirigirse a Ucayali.

De acuerdo con el dirigente, se trata de shipibos que perdieron sus empleos u otros que viajaron a Lima a comprar los útiles escolares y fueron sorprendidos por la inmovilización social obligatoria y permanecieron en las ciudades acatando la cuarentena.

El líder shipibo también denunció que los pasajes se han incrementado. Por ejemplo, solo para llegar de Ica a Lima, los shipibos tuvieron que pagar 100 soles cuando normalmente el costo es de 25. Por ello, exigió al gobernador regional de Ucayali habilitar el traslado humanitario.

Te puede interesar:

Comunidad shipibo de Cantagallo pide bono para familias vulnerables

Foto: PUCP

Servindi, 19 de marzo, 2020.- La comunidad Shipibo-Conibo de Cantagallo demanda que el bono de 380 soles, anunciado por el presidente peruano Martin Vizcarra, llegue a las más de 500 familias que se encuentran desprotegidas. La citada comunidad vive en extrema pobreza. En 2016 sufrió un devastador incendio que dejó en cenizas sus precarios hogares. Las promesas de las autoridades municipales y centrales de atenderlos se han quedado en promesas y su situación es extremadamente frágil.

Seguir leyendo...

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario