Servicios en comunicación Intercultural

Violencia contra manifestantes en Colombia se agudiza

Foto: CRIC

En medio de alarmantes denuncias de violencia policial, este domingo se cumplieron 12 días de protestas en Colombia.

Servindi, 10 de mayo, 2021.- El domingo 9 de mayo, tras 12 días de Paro Nacional en Colombia, se dieron a conocer mayores denuncias de vulneraciones a los derechos de los manifestantes.

La violencia con la que el gobierno del presidente Iván Duque viene reprimiendo las protestas, ha generado la condena de varios sectores de la sociedad colombiana y de la comunidad internacional.

El Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) denunció que sujetos armados atacaron la tarde del domingo 9 de mayo a los mingueros que se desplazaban por Jamundí, provocando al menos 8 heridos.
 

Denuncias ciudadanas

Varias son las informaciones que dan cuenta de ataques a personas que se manifiestan pacíficamente. Entre estas denuncias ciudadanas, se ha reportado del accionar irregular de grupos policiales vestidos de civiles, que atentan contra grupos de jóvenes en medio de actos culturales de protesta.

Además, representantes de Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) denuncian el ataque de grupos simpatizantes del gobierno y seguidores del expresidente Álvaro Uribe, en complicidad con las fuerzas públicas en Cali.

“Nosotros hicimos, durante varios días, un ejercicio por detener el derramamiento de sangre que había en Cali, para que la fuerza pública no atacara más, pero el gobierno, con este tipo de actos, demuestra que no tiene capacidad de escucha”, sostienen.

En respuesta al comunicado de prensa de la Policía Nacional el CRIC sostuvo que es la Policía, vestida de civil e infiltrada entre ciudadanos de Cali, quién agrede y busca sembrar el caos entre la población.

Intentan de forma malévola intentar mostrar un conflicto entre la sociedad caleña y los comuneros del Cauca, cuando la realidad es que hay una protesta masiva del pueblo descontento con el gobierno de Iván Duque.

"El comunicado de la Policía Nacional no es más que una huida hacia adelante, un acto del más profundo cinismo formulado por quienes están masacrando al pueblo colombiano" sostiene el CRIC.
 

Preocupación internacional

Por su parte, organismos internacionales señalan su preocupación frente a los hechos de violencia que se desarrollan en el país y han realizado un llamado para que se llegue a una salida sin mayores vulneraciones a los derechos humanos.

El 4 de mayo, Marta Hurtado, portavoz de la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, manifestó su solidaridad con las familias de los fallecidos. De igual forma, hizo un llamado a la calma e insistió en el deber de las autoridades por resguardar la integridad de las personas.

Días después, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, condenó “los casos de tortura y asesinato cometidos por las fuerzas del orden", a través de un video que se difundió el 7 de mayo por las cuentas oficiales de la entidad.

Cifras alarmantes

El domingo 9 de mayo, en un comunicado conjunto de la ONG Temblores y el Instituto de Estudios para el desarrollo y la Paz (INDEPAZ), se publicaron las cifras que viene dejando la violencia del Estado colombiano en el marco del Paro Nacional.

De los 47 asesinatos identificados por estas organizaciones, 39 han sido originados por la policía. La mayoría de estas muertes se presentaron en Cali y se dieron por armas de fuego.

Asimismo, se informa de más de 1800 casos de violencia policial, entre detenciones arbitrarias, agresiones oculares, disparos con armas de fuego o violencia física y sexual. A lo que se le suma la denuncia de más de 500 desapariciones de personas que fueron detenidas en las protestas.

Reforma impopular

El Paro Nacional se inició el 28 de abril, en rechazo al proyecto del gobierno para implementar una reforma tributaria, medida que iba afectar seriamente la ya dañada economía de los sectores más populares.

En Colombia, uno de los países más desiguales de la región y menos seguros para líderes indígenas, la pandemia ya afectó seriamente a la economía del país. Prueba de esto es el dramático aumento de los índices de pobreza.

Ante ello, una reforma que aumentaría el precio de los servicios básicos generó el estallido social que ahora se expande por las principales ciudades.

Si bien el paro, convocado por gremios de trabajadores y de la sociedad civil, tenía como principal objetivo hacer retroceder al gobierno en su intento por aplicar estas medidas, la movilización adquirió nuevas consignas ante la brutal respuesta de las autoridades.

A pesar de que el 2 de mayo, tras cinco días de paro, el presidente Duque anunció el retiro de este proyecto de reforma, la violencia indiscriminada con la que se viene reprimiendo a los manifestantes se ha constituido como la principal denuncia de la población.

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario