Servicios en comunicación Intercultural

Solo el tres por ciento de derrames se producen por sabotajes

Derrame en Nueva Alianza.

Solo un tres por ciento de los derrames se producen por sabotajes. Es la estimación de incidencia de acuerdo a un promedio internacional revelado en un estudio del especialista Ricardo Segovia, Ingeniero hidrogeólogo de E-Tech International y ex voluntario de Ingenieros sin Fronteras ¿Es el Perú ajeno a esta regla?

Por Patricia Saavedra

Servindi, 7 de octubre, 2016.- Un reciente estudio especializado cuestiona seriamente la extendida versión acerca de que los derrames ocurridos en nuestro país por años son producidos por sabotajes.

Dicha versión que aún se plantea imponer para eludir responsabilidades quedaría debilitada ya que un reciente estudio especializado expone brevemente cual es la naturaleza de la causa de los derrames a nivel mundial, norma  a la que el Perú no es ajeno.

De acuerdo a Ricardo Segovia (*), Ingeniero hidrogeólogo de E-Tech International, solo un tres por ciento de los derrames en el mundo se deben a sabotajes. Sin embargo, esta estadística puede ser aún menor en el caso de Loreto, puesto que no nos encontramos bajo un contexto de “terrorismo ni guerra activa”.

Ocurre que, según señala el documento, "cortar un oleoducto de acero no es algo sencillo y puede costarle la vida a cualquiera que lo intente. Los oleoductos normalmente operan bajo una presión de 600 a 1000 libras por pulgada (...). Además de la fuerza con que saliera el petróleo, en muchos casos se bombea a una temperatura elevada”.

Otra estadística que llama la atención es que el 25 por ciento de estas fallas se generan por corrosión, y un 36 por ciento por defectos de las soldaduras o grapas. Entre ambos –completamente ajenas a causas de sabotaje o vandalismo- superan el 60 por ciento de las incidencias.

De igual forma, no se deben perder de vista causas como operaciones negligentes, que alcanzan un 11 por ciento. Daño físico durante el  transporte, instalación y operación que es otro 11 por ciento. Desastres naturales corresponden a un 6 por ciento.

Finalmente un 8 por ciento corresponde al rubro otras causas. Aquí se identifican aquellas tales como fallas por errores en la fabricación del acero o el almacenamiento inadecuado.

Investigación objetiva

De otro lado, además de la explicación de cada una de estas incidencias, el documento propone pautas para obtener una investigación objetiva de las causas de los derrames refiriéndose al caso de Loreto.

Entre estas, por ejemplo, se señala que la investigación debe realizarse por técnicos independientes y no por ningún tipo de operador que pudiera tener un interés económico de por medio.

De igual forma recomiendan que el punto del oleoducto afectado debe enviarse a un laboratorio forense independiente, con conocimiento metalúrgico para determinar las fuerzas, estreses o maquinas que pudieran haber causado la falla, pues las fotografías del ducto no son suficientes para determinar la causa.

Participación de las comunidades

Ellos deben formar parte de los equipos técnicos a través de observadores, debiendo llevar una propia documentación de los efectos del derrame, así como de las fallas que se dieron y la reparación del oleoducto.

Igualmente, se recomienda que las comunidades cercanas al derrame deben de ser entrevistadas para determinar si se observaron actividades o ruidos anormales, así como eventos climáticos o geológicos que pudieran haber causado la falla del oleoducto.

“La justificación presentada para definir la causas como sabotaje es que las comunidades están motivadas por los trabajos de limpieza resultado de un derrame. Sin embargo, las comunidades en las zonas petroleras están conscientes de los efectos de la contaminación en sus cuerpos, sus ríos y sus peces. No tiene sentido destruir un río y la economía de la pesca por algunas semanas de trabajo. Ya existe suficiente contaminación en Loreto para que las comunidades sean empleadas en trabajos de monitoreo y remediación sin necesidad de derrames adicionales”, señala el análisis.

Para conocer el informe completo puede ingresar y descargarlo aquí.

(*) Ricardo Segovia es Ingeniero hidrogeólogo de la Universidad de British Columbia, Canadá, y formó parte de del grupo voluntario Ingenieros Sin Fronteras. Actualmente pertenece a la ONG E.Tech International.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario