Servicios en comunicación Intercultural

Denuncian en la COP24 la nefasta Ley del Fracking en Perú

Servindi, 7 de diciembre de 2018.- Un contundente rechazo a la denominada Ley del Fracking en el Perú efectuó la delegación indígena de AIDESEP en la Cumbre Climática COP24 que se realiza en Katowice, Polonia.

Delegados de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP) repartieron un comunicado en español e inglés que ha despertado el interés de la prensa especializada.

Se denuncia a los proyectos de Ley 98/2016-CR, 1525/2016-CR y 2145-2017-PE, por violentar la vida amazónica, los derechos de los pueblos indígenas y "ridiculizar la institucionalidad social y ambiental del país".

Acusa al proyecto de bloquear la transicion hacia las energias limpias y renovables; mientras, refuerza la dependencia hacia la energía fosil.

Pero lo más grave es que busca imponer e institucionalizar la muerte del fracking "degradando la vida humana y la propia Amazonía, multiplicando los impactos de la crisis climática global sobre el Perú".

La fractura hidráulica o fracking es una técnica no convencional para extraer hidrocarburos mediante la ruptura de rocas profundas, mezclando agua tóxica con acuíferos subterráneos y provocando gases tóxicos volátiles.

Prohibida en diversas partes del mundo, el fracking ya ha destruido las cuencas de los ríos Marañón, Tigre, Corrientes y Amazonas y se busca fortalecerla y aplicarla en nuevas regiones.

AIDESEP lamenta la debilidad y silencio del Ministerio del Ambiente, del Ministerio de Cultura y la Defensoría del Pueblo frente a este inminente peligro.

Asimismo, convoca a los movimientos indígenas, juveniles, ambientales, culturales, sindicales y actores políticos, a sumar fuerzas "para prohibir el infierno del fracking en la Amazonía".

Finalmente, propone promover "otra economía de vida plena y no de muerte, con valor agregado del bosque en pie y energías limpias, renovables, responsables y sostenibles".

Lea a continuación el comunicado completo de AIDESEP:


Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana

NO al etnocidio criminal del “fracking” y su nueva ley de hidrocarburos

¡SI a una Amazonía con Economía y Energía de Vida y no de muerte!
¡SI al cambio nacional hacia energías renovables y limpias!

Más de 40 años atrás que opera el crimen oculto en la Amazonía que rechazamos siga imponiéndose. Es la tecnología de extraer hidrocarburos, entrando a varios kms. del subsuelo, rompiendo las “rocas madres” mediante “bombas químicas” de millones de litros de agua con 600 aditivos químicos, 29 de ellos cancerígenos (como el Radón) y otros afectando al cerebro (55% de ellos), pulmones, hígado (72%), sistema endocrino (44%) y 44% aún no estudiados en su impacto.

Se trata de la “fracturación hidráulica o hidrofracturación de hidrocarburos no convencionales” (predominando el metano, 23 veces peor que el CO2) llamado “fracking” prohibido en otros países, permitido para seguir matando indígenas y Amazonía. Las cuencas de la Amazonía norte fueron ya destruídas, miles de indígenas con tóxicos degenerativos de por vida, y el Estado sigue engañando con actas y “acciones” y “compensaciones” ridículas.

La mayoría de yacimientos y lotes de hidrocarburos requieren fracking y no aceptaremos que siga este crimen contra la Amazonía, nuestros pueblos, y la humanidad. Hacemos responsables al Estado, Ministerios de: Energía y Minas, Salud que no se pronuncian nada al respecto y los políticos que lo encubren.

Rechazamos cualquier ley, contrato o maniobra para imponer ésta catástrofe, como son los proyectos de Ley 98/2016-CR, 1525/2016-CR y 2145-2017-PE, por violentar la vida amazónica, nuestros derechos como pueblos indígenas y ridiculizar la institucionalidad social y ambiental del país, por lo siguiente:

  • Proyecto lobista de algunas empresas. Nace con el “pretexto” de atraer capitales para el sector Hidrocarburos y responder a fines lucrativos privados a como dé lugar, alentando el uso de peligrosas técnicas de extracción como el fracking o fracturación hidráulica, de grave e irreversible impacto socio ambiental, que se agrega y acumula a los 50 años anteriores de desastres tóxicos impunes.
  • Bloquea la transición hacia energías limpias y renovables. Refuerza la dependencia y “adicción” a la energía fósil, que la Amazonía ni el planeta puede soportar. Así, bloquea un urgente cambio de matriz y formular una política energética limpia, que beneficie al país, por ser sostenible, de menor costo, cumpla con los compromisos climáticos para que no queden en el papel. Perú al futuro con la eficacia, eficiencia y sostenibilidad de la energía solar, eólica y otras, evitando las grandes hidroeléctricas y biocombustibles, y sus daños sociales y ambientales
  • Impone la muerte del fracking. Ruptura de rocas profundas, mezclando agua tóxica con acuíferos subterráneos,   gases tóxicos volátiles, lluvia ácida, biodiversidad y salud humana, en un círculo vicioso eterno de contaminación. Ya destruyó para siempre las cuencas del Marañón, Tigre, Corrientes, Amazonas, con gravísimo daño y conflicto social, y esos mismos tóxicos pasan por el oleoducto, afectando otras zonas con sus imparables derrames. No hay autocrítica alguna; subsisten normas del fracking (DS 032-2004-MEM), y se busca imponerla e institucionalizarla a pesar de estar PROHIBIDA en el mundo, recortando la institucionalidad ambiental, degradando la vida humana y la propia amazonía, multiplicando los impactos de la crisis climática global sobre el Perú.
  • Excluye el debate y se impone dictatorialmente. No es resultado de un amplio debate ni consenso nacional entre todos los involucrados. Se abrió camino pasando por encima de estos, a fin de responder a intereses particulares; e incluso sometiendo a presión la opinión de ministerios y gobiernos regionales.
  • Debilita la institucionalidad ambiental y vulnera derechos. Implica reducir obligaciones socio ambientales y debilitar la institucionalidad ambiental, provocando más agresión a la ya golpeada amazonía y los derechos de nuestros pueblos. Lamentamos la debilidad y rápido silencio del MINAM, MINCUL y Defensoría del Pueblo.
  • Viola tratado internacional. Porque la Comisión de Energía y Minas y el gobierno, desacatan la consulta y consentimiento previo, libre e informado, dispuesto por el Convenio 169-OIT (tratado vigente desde 1993) tal como ocurrió con el proyecto de ley forestal el 2011, demostrando la falsedad de requerirse más “normas previas”

AIDESEP convoca a los movimientos indígenas, juveniles, ambientales, culturales, sindicales y actores políticos, a sumar fuerzas para prohibir el infierno del fracking en la Amazonía; rechazar los proyectos de ley sobre hidrocarburos; y desarrollar alternativas al fracasado modelo extractivista dependiente de energía fósil en la Amazonía; promoviendo otra economía de vida plena y no de muerte, con valor agregado del bosque en pie y energías limpias, renovables, responsables y sostenibles.

Lima, 06.12.18

Donde hay pueblos con derechos hay bosques para siempre
y sin una Amazonía Viva no hay futuro para el Perú y la humanidad.

Comité Directivo Nacional de AIDESEP

AIDESEP: 1800 comunidades asociadas en 109 federaciones y éstas en 09 organizaciones regionales

  • Asociación Regional de Pueblos Indígenas de la Selva Central, ARPI-SC (Junin, Pasco, Huánuco, Ayacucho)
  • Coordinadora de Defensa y Desarrollo de Pueblos Indígenas de San Martin - CODEPISAM (San Martin)
  • Organización de Pueblos Indígenas de la Amazonía Norte -ORPIAN (Amazonas y Cajamarca)
  • Federación Nativa del Río Madre de Dios y afluentes- FENAMAD (Madre de Dios)
  • Coordinadora Regional de Pueblos Indígenas de San Lorenzo-CORPI (Loreto)
  • Coordinadora Regional de Pueblos Indígenas de AIDESEP Atalaya - CORPIAA
  • Organización Regional de Pueblos Indígenas del Oriente- ORPIO (Loreto)
  • Organización Regional de AIDESEP Ucayali- ORAU (Ucayali)
  • Consejo Machiguenga del Río Urubamba- COMARU (Cusco)

---

 

Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario